Última actualización: 23/07/2020

Nuestro método

13Productos analizados

24Horas invertidas

5Estudios evaluados

73Comentarios recaudados

Nuestra microbiota intestinal se encarga de mantener nuestro tracto gastrointestinal funcionando en condiciones óptimas. Cualquier desajuste en este delicado equilibrio repercutirá de forma negativa en nuestra salud a corto y largo plazo. En estos casos, podría ser de gran ayuda la bacteria probiota Lactobacillus rhamnosus.

El estrés, las enfermedades y (especialmente) el uso indiscriminado de antibióticos pueden poner en riesgo tu salud gastrointestinal. Los suplementos probióticos de Lactobacillus rhamnosus mantendrán a raya los síntomas derivados de este desequilibrio. ¿Te interesa saber todo sobre esta fabulosa bacteria? ¡Acompáñanos!

Lo más importante

  • Lactobacillus rhamnosus es una bacteria probiota que ayuda a mejorar la salud gastrointestinal de las personas que la consumen constantemente.
  • Los especialistas suelen utilizar los probióticos de Lactobacillus rhamnosus para tratar los problemas del tránsito intestinal provocados por el uso de antibióticos.
  • Lactobacillus rhamnosus es considerada una bacteria segura incluso a concentraciones elevadas, aunque los especialistas sugieren no exceder la dosis diaria recomendada de producto.

Los mejores suplementos de Lactobacillus rhamnosus del mercado: nuestras recomendaciones

El mejor suplemento de Lactobacillus rhamnosus para mujeres

Este suplemento de VitalWise fue creado especialmente para mujeres, ya que además de favorecer tu bienestar intestinal, también mejora la salud de tu flora vaginal, previniendo infecciones por levaduras y vaginosis.

Cada cápsula contiene extracto de polvo de arándano y te aporta 10 mil millones de CFU de 5 cepas de bacterias benéficas, entre ellas L. rhamnosus UALr18. Es apto para veganos, está libre de gluten y no contiene OGM.

El suplemento de Lactobacillus rhamnosus sin otras cepas de bacterias

Este suplemento de probióticos de Swanson contiene 5 mil millones de CFU de Lactobacillus rhamnosus junto con prebióticos que ayudarán al correcto desarrollo de las bacterias benéficas. En este caso, viene un pack de 3 frascos de 60 cápsulas cada uno.

Las cápsulas son vegetarianas de liberación constante que te aseguran que los microorganismos resistirán el ácido gástrico y llegarán con vida al intestino para cumplir con sus funciones.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre Lactobacillus rhamnosus

¿Sabías que en hay cientos de miles de microorganismos conviviendo a diario en tu organismo? Estos minúsculos seres conforman la microbiota normal de tu organismo. Ciertos factores, como la dieta o el uso de antibióticos, pueden alterar a la microbiota (en especial la intestinal) y repercutir de forma negativa en tu salud.

Los suplementos de Lactobacillus rhamnosus son muy conocidos y efectivos. Es por ello que presentan un precio más elevado al de otros probióticos.
(Fuente: Guzhva: 39458295/ 123rf.com)

¿Qué es un probiótico de Lactobacillus rhamnosus?

Un suplemento probiótico es un producto que contiene cientos de miles de microorganismos (por lo general vivos) con grandes beneficios para la salud comprobados mediante estudios científicos de confianza. Generalmente, estas bacterias pertenecen a los géneros Lactobacillus (como nuestro probiótico, Lactobacillus rhamnosus) o Bifidobacterium.

Hay una serie de criterios que debe cumplir un suplemento antes de poder ser considerado como probiótico. A continuación, encontrarás una lista que incluye las características y particularidades más importantes a la hora de considerar como beneficioso para la salud a un suplemento de esta clase:

  • Seguridad: Se espera que el suplemento sea seguro para el consumo humano y que no cause efectos secundarios, inclusive a dosis elevadas.
  • Vitalidad: Es fundamental que, después del envasado, el suplemento posea una cantidad suficiente de microorganismos vivos.
  • Supervivencia: Para que el suplemento sea considerado útil, las bacterias deben tener la capacidad de sobrevivir al pasar por todo el tracto digestivo.
  • Estabilidad: Los microorganismos se deben mantener con vida en el interior del envase durante la vida útil del producto.
  • Cepa adecuada: Si existen diferentes variedades de la misma bacteria (cepas), es indispensable especificar qué cepa se ha usado para el suplemento. Por ejemplo, Lactobacillus rhamnosus GG.
  • Evidencia científica: Es necesario contar con algún tipo de estudio o ensayo que corrobore la efectividad del probiótico.
  • Etiquetado: Lo ideal es que el probiótico se encuentre correctamente etiquetado y que sus instrucciones de uso sean fáciles de comprender y seguir.

Lactobacillus rhamnosus es uno de los probióticos más utilizados y estudiados. Cuando se cumplen los criterios que acabamos de mencionar, las industrias farmacéutica y alimentaria lo pueden aislar y distribuirlo en forma de suplemento. Encontrarás a Lactobacillus rhamnosus enriqueciendo alimentos fermentados y en forma de probiótico encapsulado.

Lo más común es que se utilice la leche de vaca para cultivar a Lactobacillus rhamnosus.
(Fuente: Karandaev: 38887946/ 123rf.com)

¿Qué relación tiene Lactobacillus rhamnosus con la microbiota (flora intestinal)?

Lactobacillus rhamnosus es una bacteria, concretamente un bacilo, que se ha aislado en la microbiota normal de los humanos sanos. A pesar de que este microorganismo suele aparecer en el intestino de forma pasajera, se ha comprobado que su consumo contribuye al desarrollo de otras bacterias benéficas e inhibe la reproducción de agentes patógenos.

Debido a que Lactobacillus rhamnosus resiste a los ácidos gástricos y a la bilis, se puede utilizar a este bacilo como suplemento probiótico, garantizando la supervivencia de estas bacterias durante su viaje a través del tracto digestivo. Este probiótico se usa como tratamiento para una serie de condiciones, entre las que podemos encontrar:

  • Alergias alimentarias
  • Diarrea asociada a gastroenteritis
  • Diarrea asociada al uso de antibióticos
  • Infecciones de vías respiratorias
  • Enfermedades de la piel (dermatitis, eccema)
  • Síndrome del intestino permeable
  • Síndrome del intestino irritable
  • Obesidad
  • Trastorno por Déficit de Atención
  • Síndrome de Asperger
  • Ansiedad

Sin embargo, hoy en día la única aplicación que está confirmada para el Lactobacillus rhamnosus es el tratamiento de la diarrea asociada al uso de antibióticos. En este caso, se ha demostrado que el consumo de este probiótico disminuye la duración de la diarrea secundaria al tratamiento médico de forma significativa.

Si eres vegano o vegetariano, verifica que el artículo que selecciones esté libre de productos animales.
(Fuente: Ildipapp: 67076028/ 123rf.com)

¿Pueden los antibióticos dañar mi microbiota?

Los tratamientos antibióticos se indican, generalmente, para eliminar algún patógeno de tipo bacteriano que se ha establecido en nuestro organismo. Sin embargo, uno de los efectos adversos de este tipo de tratamiento es la destrucción de otros microorganismos, como las bacterias beneficiosas de la microbiota intestinal.

La eliminación de bacterias benéficas (disbiosis) trae consigo una serie de efectos perjudiciales que, dependiendo de la edad del individuo afectado, tendrán una repercusión más o menos grave. En la siguiente tabla, te vamos a presentar los efectos de la aparición de disbiosis asociada al uso de antibióticos de acuerdo a la edad:

Edad Evento vital importante Consecuencia disbiosis
0 años Nacimiento Colonización por gérmenes resistentes a antibióticos.

Incremento de prevalencia de infecciones, asma, alergias y diabetes tipo 1.

Incremento del riesgo de sufrir obesidad infantil.

1 año Lactancia – Primeros pasos Colonización por gérmenes resistentes a antibióticos.

Incremento del riesgo de sufrir obesidad infantil.

Incremento del riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

2- 10 años Primeros pasos – Consumo de alimentos sólidos Colonización por gérmenes resistentes a antibióticos.

Incremento del riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

11 – 16 años Pubertad Colonización por gérmenes resistentes a antibióticos.

Incremento del riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Incremento del riesgo de infección por Clostridium difficile.

16 – 40 años Reproducción Colonización por gérmenes resistentes a antibióticos.

Incremento del riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Incremento del riesgo de infección por Clostridium difficile.

+ 40 años Envejecimiento y pérdida de movilidad

Colonización por gérmenes resistentes a antibióticos.

Incremento del riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Incremento del riesgo de infección por Clostridium difficile.

Sin duda alguna, los bebés y los niños pequeños son los que resultan más perjudicados por la destrucción de la microbiota normal secundaria al uso de antibióticos. No obstante, las consecuencias de la disbiosis en los adultos pueden llegar a ser igual de graves, como en el caso de la infección por el agresivo patógeno Clostridium difficile.

¿Qué síntomas aparecen tras la destrucción de la microbiota intestinal?

Cualquier individuo que desee prevenir las consecuencias a largo plazo (incremento de resistencias bacterianas, aumento de infecciones e incremento de la prevalencia de alergias) debería estar atento a la aparición de los siguientes síntomas, que pueden ser indicativos de la instauración de una disbiosis intestinal:

  • Mal aliento (halitosis)
  • Malestares estomacales
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Inflamación abdominal
  • Fatiga inexplicable
  • Dificultad para la concentración
  • Síntomas ansiosos
  • Síntomas depresivos

Como pudiste notar en la lista anterior, se encuentran síntomas catalogados habitualmente como “neurológicos” o “psicológicos”. ¿Cómo es posible que una alteración intestinal afecte a nuestro estado mental? La realidad es que la microbiota se ocupa de la producción y regulación de neurotransmisores que afectan al estado de nuestra salud mental.

Si alguno de estos síntomas se llegan a presentar, en especial durante o después de la finalización de un tratamiento antibiótico, lo más probable es que la integridad de tu microbiota intestinal se haya alterado. Lo más recomendable es que consultes a tu médico y sigas nuestros consejos para restablecer el equilibrio bacteriano en tu sistema digestivo.

¿Puedo restablecer mi microbiota con una alimentación rica en Lactobacillus rhamnosus?

Con una alimentación balanceada, rica en vegetales y pobre en grasas animales establecerá un ambiente de cultivo ideal para una microbiota saludable. Si además, incluyes alimentos fermentados (yogurt, kimchi y kéfir, por ejemplo), le aportarás a tu organismo bacterias beneficiosas, entre ellas Lactobacillus rhamnosus.

Si tu objetivo es incrementar, particularmente, tu consumo de Lactobacillus rhamnosus mediante la dieta, busca productos suplementados con este microorganismo. Desde leche y yogur, pasando por semillas (chía y lino) suplementadas con Lactobacillus rhamnosus, existen infinidad de formas de introducir este bacilo en tu alimentación.

Es común que se utilicen lácteos para adquirir Lactobacillus rhamnosus.
(Fuente: Dolgachov: 53497204/ 123rf.com)

Por último, te recomendamos que dejes de lado el tabaco, el alcohol y los edulcorantes. Se ha observado que estos productos afectan de forma negativa al estado de la microbiota, contribuyendo la aparición de disbiosis. El estrés también es un factor que se debe controlar si queremos contribuir al desarrollo y crecimiento de bacterias benéficas.

¿Puede ayudarme un probiótico de Lactobacillus rhamnosus a repoblar mi microbiota?

Si después de establecer hábitos saludables no consigues recuperar tu microbiota, la introducción de un suplemento probiótico en tu dieta puede ayudarte en gran medida. Lactobacillus rhamnosus es una de las especies microbianas más estudiadas con beneficios comprobados por una gran cantidad de ensayos clínicos.

Este probiótico se ha utilizado para el tratamiento de ciertos desórdenes del tracto digestivo en niños y adultos por igual. A pesar de que se ha usado también como remedio para intolerancias alimentarias, infecciones y síndrome del intestino irritable, donde este probiótico realmente destaca es en el manejo de la diarrea secundaria al uso de antibióticos.

foco

Las principales organizaciones mundiales del ámbito de la salud, como la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, reconocen los beneficios de Lactobacillus rhamnosus.

La presencia de Lactobacillus rhamnosus en el sistema gastrointestinal de una persona que se encuentra bajo tratamiento con antibióticos inhibe el crecimiento de bacterias patógenas y favorece la colonización por microorganismos beneficiosos. Al mejorar el estado de la microbiota, aparecerán los siguientes efectos favorables:

  • Mejora de la digestión
  • Alivio de la inflamación abdominal
  • Disminución de la intensidad y la severidad de la diarrea
  • Alivio del estreñimiento
  • Mejora del insomnio
  • Alivio de la sintomatología ansiosa y depresiva
  • Aparición de microorganismos productores de vitaminas
  • Protección frente a infecciones por patógenos como Clostridium difficile

¿Qué precio tienen los probióticos de Lactobacillus rhamnosus?

Los probióticos de Lactobacillus rhamnosus necesitan de un delicado proceso de cultivo, envasado y transporte. Por ende, el costo de estos suplementos es un poco más elevado de lo normal, oscilando entre los $500 y $700 pesos. El uso de cepas bacterianas exclusivas aumentará también el precio final del artículo.

En este caso, podría resultar más accesible buscar un suplemento rico en otras cepas bacterianas más económicas (como Bifidobacterium), que combinadas con Lactobacillus rhamnosus potencian los efectos de la bacteria, logrando mejorar la salud intestinal por un precio mucho más amigable para la mayoría de los bolsillos.

*Subtítulos en Español disponibles/ traducción automática

¿Cómo tomar un probiótico con Lactobacillus rhamnosus?

¿Cuál es la dosis recomendada? La dosis de cualquier probiótico se mide en Unidades Formadoras de Colonias (UFC). Este parámetro hace referencia a la cantidad de células vivas por cada dosis de suplemento. La dosis recomendada de Lactobacillus rhamnosus es de dos mil millones de bacterias (2 x 109 UFC).

¿Cómo tomarlo? Evita ingerir el suplemento en compañía de líquidos muy calientes o ácidos (como el café). Este tipo de bebidas podrían destruir a los probióticos. Asimismo, se aconseja separar la toma del suplemento de dos o tres horas de la medicación habitual (en especial si se sigue algún tratamiento con antibióticos).

¿Cuándo tomarlo?  Lo más recomendable es que ingieras tu probiótico de Lactobacillus rhamnosus todos los días a la misma hora. Si por alguna razón vas a comenzar con un tratamiento antibiótico o si vas a viajar a algún país con alta incidencia de “diarrea del viajero”, lo mejor es empezar con la suplementación dos o tres días antes del evento.

foco

¿Sabías que la fundación “Yoba for life” reparte yogurt con Lactobacillus rhamnosus para mejorar la salud de la población de Tanzania? Tanzania es un país de muy bajos recursos, donde la mayoría de personas no pueden comprar suplementos.

¿Qué contraindicaciones tienen los probióticos con Lactobacillus rhamnosus?

Normalmente, Lactobacillus rhamnosus es seguro, incluso si se ingiere en dosis muy altas. No obstante, se ha observado que superar las recomendaciones diarias de este probiótico inhibe, paradójicamente, las acciones beneficiosas de estos microorganismos. Los especialistas recomiendan no exceder las dos mil millones de UFC al día.

En condiciones normales, nuestro organismo es totalmente capaz de controlar a Lactobacillus rhamnosus, no permitiendo su crecimiento de forma descontrolada. No obstante, en los individuos con un sistema inmune comprometido (enfermos de SIDA, receptores de trasplantes y bebés) este microorganismo podría ocasionar infecciones graves.

No se han observado efectos secundarios tras el uso de este probiótico en mujeres embarazadas. Sin embargo, lo mejor siempre será consultar con un especialista antes de iniciar un tratamiento probiótico en este tipo de casos, valorando la necesidad real de suplementación durante la gestación frente a los posibles riesgos.

Austin ChiangMédico. Endoscopista. Hospital Jefferson Health (Philadelphia, EE.UU)

“[Traducido del inglés] Básicamente, la respuesta de cada persona al uso de probióticos varía…Necesitamos examinar más detenidamente los datos de seguridad de estos artículos. ¡No existe un suplemento que sirva a todos por igual!”

Criterios de compra

Si estás pensando en adquirir un probiótico de Lactobacillus rhamnosus, lo mejor que puedes hacer es informarte y seguir una serie de factores que te permitan hacer una distinción adecuada entre un buen suplemento y uno de calidad inferior. Por ello, cuando llegue el momento de efectuar tu compra, debes estar especialmente atento a los siguientes criterios:

Nutrición vegana o vegetariana

Lactobacillus rhamnosus suele tener un crecimiento espectacular en cultivos a base de leche o sus derivados. Por lo anterior, las personas con dietas veganas y vegetarianas deben ser muy precavidos a la hora de adquirir un suplemento de este probiótico y buscar un sello de calidad vegano, que garantice que el producto fue elaborado sin productos de origen animal.

Además, tanto veganos como vegetarianos deben leer con mucho cuidado la composición de la cápsula que envuelve al suplemento. Suele ser bastante común que el recubrimiento de ciertos probióticos esté elaborado a partir de gelatina de origen bovino o porcino. Una excelente opción son las cápsulas vegetarianas, que se fabrican a partir de celulosa.

Intolerancias y alergias

Algunos de los laboratorios que elaboran estos suplementos lo hacen en entornos que manipulan lactosa, gluten, frutos secos, marisco o pescado. Si eres intolerante o alérgico a alguno de estos alimentos, debes poner especial cuidado en revisar bien el etiquetado de tu producto para elegir un probiótico completamente libre de alérgenos.

Raras veces, se han observado casos de alergias a Lactobacillus rhamnosus. Si eres alérgico a cualquier otro microorganismo probiota, consulta con tu médico antes de iniciar un tratamiento con esta bacteria. Si llegaras a presentar fiebre, diarreas o dolor abdominal después de la toma del probiótico, acude de inmediato con tu médico.

foco

Lactobacillus rhamnosus se ha utilizado desde la década de los 90 en lactantes, jóvenes y mayores, con efectos beneficiosos en todos los grupos.

Cepas bacterianas

Existen distintos tipos de Lactobacillus rhamnosus, conocidos como “cepas”. La cepa más estudiada y con más efectos beneficiosos reconocidos es la Lactobacillus rhamnosus GG. Claro, también hay otras cepas, menos conocidas pero también muy efectivas. Para que conozcas un poco más sobre las diferentes cepas y sus funciones más relevantes, te invitamos a que consultes la siguiente tabla:

Cepa Función principal
GG Prevención y tratamiento de la diarrea (especialmente secundaria al uso de antibióticos). Alivio de la inflamación abdominal.
CGMCC1.3724 Pérdida de peso en personas con obesidad.
GR-1 Prevención de las infecciones urinarias de repetición en mujeres.
HN001 Alivio de la depresión posparto.
ACTT 7469 Prevención de infecciones gastrointestinales por E. Coli

Aunque Lactobacillus rhamnosus GG es, sin lugar a dudas, la cepa más efectiva y apreciada por los especialistas, cualquiera de los tipos anteriores te permitirá mejorar la salud de tu microbiota intestinal. Si buscas un beneficio más concreto te aconsejamos que escojas un artículo portador de una cepa específica.

Envasado y conservación

No olvides que los probióticos contienen microorganismos vivos, que mueren y dejan de ser efectivos a medida que pasa el tiempo. Por lo anterior, debes estar pendiente de la fecha de caducidad de tu producto, teniendo en cuenta que tres meses después de esa fecha no quedarán bacterias lo suficientemente activas como para producirte ningún beneficio.

Si quieres asegurar la vida de los Lactobacillus rhamnosus encapsulados durante el mayor tiempo posible, te recomendamos que mantengas tu probiótico en refrigeración (¡nunca en el congelador!). Las temperaturas muy bajas paralizarán el metabolismo de los microorganismos, evitando así su muerte. La exposición al calor tendrá el efecto contrario.

Andreu PradosFarmacéutico y Dietista-Nutricionista

“La conservación y el modo de administración de los preparados que contengan probióticos deben respetarse para garantizar que el probiótico sea efectivo. En cuanto a la conservación, muchos de ellos deben conservarse en nevera, ya que si no los microorganismos vivos podrían perder su viabilidad al romperse la cadena del frío.”

Cantidad de UFC

Recuerda que la dosis recomendada de este suplemento es de dos mil millones de Unidades Formadoras de Colonias. No obstante, te aconsejamos elegir un suplemento que te proporcione una dosis ligeramente superior en cada cápsula. De esta forma, la inevitable destrucción de algunas bacterias durante el proceso de envasado, transporte y entrega no te afectará.

Relación calidad-precio

Considera que la mayoría de probióticos requieren de un uso continuo durante, al menos, dos meses antes de que se empiecen a notar sus efectos probiotas. Si es posible, selecciona un producto con Lactobacillus rhamnosus que te ofrezca entre sesenta o más cápsulas para poder suplementarte durante varios meses por un precio más accesible.

Resumen

Lactobacillus rhamnosus es uno de los probióticos más apreciados por los especialistas. Existe una gran cantidad de estudios que han demostrado la efectividad de estas bacterias a la hora de tratar una serie de condiciones, destacando especialmente como remedio para tratar la diarrea que se ocasiona a consecuencia del tratamiento con antibióticos.

No olvides separar la toma de tu suplemento con tu dosis de antibióticos para asegurar que Lactobacillus rhamnosus pueda ejercer su función protectora. Si sigues nuestros consejos y utilizas este probiótico de forma adecuada, los malestares intestinales asociados a los tratamientos con medicamentos antibióticos será cosa del pasado.

Esperamos que este artículo sobre Lactobacillus rhamnosus te haya resultado útil. Nos encantaría leer opinión y experiencias personales. Y, si te ha gustado, ¡ayúdanos a compartir!

(Fuente de la imagen destacada: Opule: 65177178/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Anabel Rodríguez Licenciada en Medicina
Graduada en Medicina. Mi misión: Utilizar el método científico para encontrar nuevas formas de potenciar el rendimiento deportivo e intelectual de las personas sanas. Mi público: Aquellas personas que deseen información sobre la suplementación basada en la evidencia. Mis suplementos favoritos: L-teanina y vitaminas del grupo B.