Cuando somos jóvenes, no le prestamos atención a nuestro cuerpo. Sin embargo, al llegar a la madurez se pueden comenzar a presentar los dolores típicos de la edad. Los estragos del tiempo pueden manifestarse en forma de artrosis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones que puede llegar a ser un verdadero calvario para las personas que la padecen.

La glucosamina es un suplemento que podría ayudar a mejorar el dolor articular. Combinado con una dieta saludable, ejercicio físico y control médico, este producto tiene el potencial de aliviar el dolor y la inflamación producidos por la degeneración articular. Si te interesa saber más sobre este suplemento, ¡Sigue leyendo!

Lo más importante

  • La glucosamina es una sustancia necesaria para la formación del cartílago de las articulaciones. Se encuentra en altas concentraciones en los tejidos de soporte del cuerpo humano.
  • Esta sustancia apenas se encuentra en los alimentos más habituales, por lo que se debe extraer y concentrar en forma de suplemento nutricional.
  • Cuando llegue el momento de elegir un producto con glucosamina, será necesario prestar mucha atención a la presencia de posibles alérgenos, a las diferentes presentaciones disponibles, a las posibles combinaciones con otros ingredientes y a las instrucciones de conservación. Además, no olvides que existen opciones veganas.

Ranking: Los mejores suplementos de glucosamina en el mercado en México

Nos hemos dado a la tarea de examinar el mercado digital en busca de los mejores suplementos de glucosamina. Después de descartar aquellos artículos con dosis inadecuadas o calidad insuficiente, hemos creado un Ranking con los productos a base de glucosamina más atractivos. No solo lo decimos nosotros, una gran cantidad consumidores satisfechos avalan los siguientes productos:

No. 1: Spring Valley – Glucosamine Chondroitin, Triple Strength – 170 Tablets

De la marca Spring Valley, traemos para ti un suplemento de Glucosamina y coindroitina en forma de tabletas, el cual es ideal para reforzar y mejorar la salud de tus articulaciones. La dosis que se indica es de 2 tabletas al día, de ser posible una en cada comida. El frasco te ofrece 170 tabletas, así que te alcanza para 85 días.

Las porción de 2 tabletas al día te aportan 1500 mg de Hidrocloruro de glucosamina y 1200 mg sulfato de condroitina de sodio. Este producto no es apto para veganos, pues está hecho con crustáceos. Su fórmula está libre de gluten, lactosa y colores artificiales. Se debe mantener en un lugar seco y fresco entre 15° C y 30°C bien cerrado.

No. 2: WELLTHY – Glucosamina + condroitina + MSN 90 cápsulas de origen vegetal (Vcaps)

La sección de Amazon’s choise trae para ti un suplemento en cápsulas que combina 3 ingredientes que son esenciales para la formación y la reparación del cartílago de las articulaciones, nos referimos a la glucosamina más condroitina y MSM. El frasco te incluye 90 cápsulas de origen vegetal que, según la porción, te alcanzan para 22 días.

La porción que se indica por el fabricante es de 2 cápsulas 2 veces al día, de ser posible junto con las comidas. Esto nos da un total de 4 cápsulas diarias. Esa porción te aporta 1500 mg de sulfato de glucosamina, 1200 mg de sulfato de condroitina y 300 mg de MSM, las cuales son dosis muy superiores a otros productos en el mercado.

No. 3: Physician’s Choice – Glucosamina condroitina MSM -Triple fuerza  90 cápsulas veganas

Si lo que buscas es mejorar la salud de tus articulaciones pero llevas una dieta vegana, no te preocupes, aquí tenemos la opción ideal para ti. Se trata de un suplemento de Glucosamina, condroitina y MSM – Mythocondro de alta pureza y potencia, junto con extracto de cúrcuma orgánica y bolelia para aliviar el dolor y la rigidez articular.

El frasco contiene 90 cápsulas vegetales y debes tomar 3 cápsulas al día con las comidas. Cada cápsula te aporta 500 mg de HCl de glucosamina, dando un total de 1500 mg diarios, justo la dosis que más se aconseja. En su fórmula NO contiene OMG, gluten, lácteos, y claro, está libre de productos animales. Sin duda, es de muy alta calidad.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre la glucosamina

La glucosamina es un compuesto fundamental para la formación del cartílago de las principales articulaciones del cuerpo humano. Por este motivo, se ha probado a utilizarla como posible tratamiento del dolor articular que aparece en procesos degenerativos como la artrosis. Los suplementos se suelen obtener a partir del marisco, aunque existen algunas alternativas veganas.

La glucosamina podría reducir la inflamación articular en algunas personas.
(Fuente: Racorn: 41689893/ 123rf.com)

¿Qué es la glucosamina?

La glucosamina es una molécula especial en la que el azúcar se combina con un grupo amino (componente esencial de los aminoácidos). Esta sustancia, a la que los especialistas han clasificado como un amino-azúcar, es un precursor de numerosos elementos formadores de cartílago articular, como el ácido hialurónico, el heparán sulfato y el condroitín sulfato.

La mayoría de los tejidos del organismo son capaces de producir glucosamina a partir de la glucosa. Este compuesto azucarado se encuentra en mayor cantidad en los tendones y en las articulaciones. Los especialistas consideran que, junto con el colágeno, la glucosamina es el componente más importante para el correcto mantenimiento de las articulaciones.

¿Qué es la artrosis y qué papel juega la glucosamina en su tratamiento?

La artrosis (también denominada como osteoartritis) es una patología degenerativa en la que los cartílagos articulares sufren un deterioro progresivo. El deterioro del recubrimiento de las articulaciones genera una fricción sobre los huesos que da lugar a dolor e inflamación. En estadíos avanzados, la artrosis puede llegar a limitar la movilidad de las personas.

A pesar de que la artrosis también se puede presentar como consecuencia a otras enfermedades (desórdenes metabólicos, infecciones o fracturas mal consolidadas, entre otras), es mucho más común la forma primaria de osteoartritis. En este caso, el deterioro articular aparece sin una causa subyacente y se relaciona con los siguientes factores de riesgo:

  • Edad avanzada: El cartílago de nuestras articulaciones se deteriora con los movimientos y se debe reponer todos los días. Por desgracia, el envejecimiento afecta a la capacidad de regeneración del cartílago y a su estructura. En este sentido, se calcula que un 60 % de los adultos mayores de 60 años sufren artrosis en al menos una articulación.
  • Sobrepeso y obesidad: Se ha demostrado que la incidencia de artrosis aumenta en las personas con sobrepeso u obesidad. Lógicamente, las articulaciones de las personas con un exceso de peso sufrirán un mayor estrés mecánico. Además, la obesidad puede dar lugar a un estado de inflamación constante que acelera el deterioro del cartílago articular.
  • Factores genéticos: Las personas con una historia familiar de artrosis tienen más probabilidades (entre un 36 y un 56 % más) de sufrir esta enfermedad que las personas sin esta herencia.

Entre las pautas del tratamiento de esta enfermedad tan recurrente, los especialistas aconsejan la reducción del peso corporal, realizar ejercicio de forma regular y la rehabilitación. También se utilizan medicamentos analgésicos como el paracetamol. La glucosamina se considera un tratamiento alternativo para la artrosis, ya que puede aliviar los síntomas en algunas personas.

Algunas investigaciones señalan que los suplementos de glucosamina podrían estimular la creación de cartílago sano y limitar la inflamación de los tejidos, favoreciendo a una disminución del dolor articular y una mejoría de la movilidad. A pesar de que estos resultados son muy esperanzadores, aun no han sido confirmados por la industria médica.

Brent A. BauerMédico especialista en medicina interna

“La glucosamina es relativamente accesible y segura. Si otros tratamientos no muestran los resultados deseados, quizás quieras consultarle al médico si un ensayo con glucosamina es adecuado para tu caso”.

¿Puedo obtener glucosamina de los alimentos?

La glucosamina se puede encontrar de forma natural en las cubiertas externas (exoesqueleto) de algunos insectos y hongos. También puede encontrarse en las cáscaras de camarones, cangrejos y langostinos, así como en las orejas, hocico y articulaciones de animales como el cerdo. Desafortunadamente, este compuesto no se presenta en la carne roja ni en la parte comestible del marisco.

Una forma natural de obtener glucosamina a través de los alimentos es aumentar nuestra ingestión de vísceras animales (por medio de platillos típicos como el menudo) o añadir la cáscara del marisco, previamente triturada, a caldos y sopas. Sin embargo, estas posibilidades son complicadas, incómodas y la verdad, poco apetitosas.

¿Qué beneficios me aporta un suplemento de glucosamina?

Una opción más sencilla para aumentar nuestros niveles de glucosamina es el uso de suplementos nutricionales. Estos productos se elaboran a partir de la glucosamina que se extrae del exoesqueleto de los artrópodos. Aunque también una opción apta para personas con dieta vegana, en la que se usan los aminoazúcares presentes en la pared de ciertos hongos.

La efectividad de este suplemento aún se pone en tela de juicio. Si bien algunos estudios no han encontrado diferencias entre el uso de la glucosamina y el placebo a la hora de tratar las molestias articulares, otras investigaciones han encontrado que este producto proporciona un alivio del dolor similar al que se obtendría tomando 3 gramos de paracetamol.

La mayor parte de los suplementos de glucosamina se obtienen a partir del extracto de crustáceos (camarones, langostinos y cangrejos, entre otros). (Fuente: Svitlana Tereshchenko: 111462226/ 123rf.com)

Otros estudios también han encontrado una relación entre estos suplementos y las dietas para bajar de peso. Se reportó una reducción de peso significativa entre las mujeres que se suplementaron con glucosamina y las que tomaron placebo (5,8 kilogramos frente a 4 kilogramos tras varias semanas). Sin embargo, debemos recordar y resaltar que fue necesario introducir hábitos saludables como una alimentación balanceada y el ejercicio.

¿Cómo tomar mi suplemento de glucosamina?

Los individuos de más de 60 años que busquen una alternativa o un complemento para su tratamiento contra la artrosis y aquellos que desean perder peso para aliviar las molestias articulares (combinando una alimentación saludable y ejercicio) se beneficiarán del uso de la glucosamina. Las recomendaciones para el uso de este artículo son las siguientes:

  • Dosis recomendada: Aún no existe una dosis estándar para la suplementación con glucosamina. No osbtante, la Universidad de Maryland (EE. UU.) recomienda una dosis de 1500 miligramos (mg) de glucosamina diarios. La mayor parte de los productos en el mercado ofrecen presentaciones de 500, 1000 o 1500 mg en cada dosis.
  • Modo de uso: Se recomienda que la glucosamina se ingiera tres veces al día, dividiendo la dosis en tres tomas (por ejemplo, 500 mg por la mañana, 500 mg al mediodía y 500 mg por la noche).
  • Acompañado (o no) de alimentos: Se aconseja tomar este suplemento en compañía de alimentos. Por ejemplo, se puede tomar la glucosamina acompañando a las tres comidas principales (desayuno, merienda y cena) o acompañada de un tentempié.

La suplementación con glucosamina debe ir en conjunto con otras prácticas no farmacológicas para lograr un mejor control del dolor articular y la artrosis. El control del peso, una actividad física saludable y el abandono de los hábitos tóxicos (tabaco, alcohol y otras drogas) contribuirán a mejorar la salud de nuestros tejidos.

foco

¿Sabías que la glucosamina vegana se puede obtener mediante la fermentación de fuentes vegetales? Por ejemplo, existen hongos capaces de fermentar el maíz y crear este compuesto activo, que será concentrado en forma de complemento nutricional.

¿Es la glucosamina el suplemento más efectivo para el cuidado articular?

La glucosamina no es el único suplemento que se utiliza para cuidar la salud de las articulaciones. Existen otras sustancias como el condroitín sulfato y el colágeno, que podrían ser efectivos para mantener una función articular normal. En la siguiente tabla encontrarás las principales características de cada uno de estos compuestos.

Suplemento Mecanismo de acción Posibles beneficios Precio medio por envase
Glucosamina Estimula el metabolismo del cartílago.

Disminuye la inflamación articular.

Disminución del dolor y la inflamación.

Mayor pérdida de peso (con alimentación saludable y ejercicio físico).

$300-600 pesos.
Condroitín sulfato Favorece la generación de nuevo cartílago.

Disminuye la inflamación articular.

Disminución del dolor y la inflamación. $350-700 pesos.
Colágeno Disminuye el deterioro de cartílago.

Repara el cartílago dañado.

Disminuye la inflamación articular.

Disminución del dolor y la inflamación.

Podría prevenir el deterioro articular.

$400-1,000 pesos.

Los tres suplementos aportan beneficios similares, ya que estimulan la producción de nuevo cartílago y disminuyen los procesos inflamatorios en los tejidos. Por este motivo, resulta complicado inclinarse por uno en particular. Dependiendo de nuestras características individuales, reaccionaremos mejor a la glucosamina, al colágeno o al condroitín sulfato.

¿Qué precauciones debo tomar durante la suplementación con glucosamina?

La glucosamina se considera como un suplemento seguro en el ámbito de la nutrición y de la dietética. Se recomienda no superar la dosis recomendada de 1500 mg al día, aunque hasta el momento no se han descrito efectos peligrosos relacionados con el consumo accidental de dosis extra de glucosamina. Aún así, lo mejor es acudir al médico en caso de exceder la dosis.

Por otra parte, se han descrito efectos secundarios desagradables en relación al consumo de glucosamina. Algunas personas podrían presentar molestias como fatiga, acné, dolor de estómago, flatulencias, náuseas y vómitos. También se han observado otros efectos adversos mucho más extraños pero de mayor gravedad, tal y como se describe en la siguiente lista:

  • Dolor de cabeza: No es muy habitual, pero se han presentado cefaleas en relación a la suplementación con glucosamina.
  • Ataques de asma: Se ha señalado un caso de ataque de asma en una persona que se suplementaba con glucosamina. Por este motivo, los especialistas recomiendan precaución a las personas asmáticas que deseen empezar a utilizar este suplemento.
  • Mal control de la diabetes: Hay algunos estudios que encontraron un peor control de la diabetes en las personas que se suplementaban con glucosamina. Sin embargo, en otros estudios no se observó este fenómeno. Aún así, en personas con diabetes se recomienda controlar su glucosa con más atención si desean suplementarse con este producto.

La glucosamina se puede combinar con otras sustancias como el colágeno y el condroitín sulfato. (Fuente: Mark Bowden: 42310016/ 123rf.com)

  • Hipertensión: Como en el caso de la diabetes, se han encontrado datos contradictorios sobre la relación entre la hipertensión y la glucosamina. Por la seguridad de los consumidores, se aconseja monitorizar la presión arterial de forma más atenta durante la suplementación.
  • Glaucoma: Algunos ensayos señalan un posible aumento de la presión intraocular con el uso de glucosamina. Las personas que padecen glaucoma (una enfermedad ocular grave que se relaciona con un aumento de la presión en el interior de los ojos) deberían consultar con su especialista antes de suplementarse con glucosamina.
  • Complicaciones durante una cirugía: Por sus posibles efectos sobre el azúcar en sangre y sobre la tensión arterial, se recomienda abandonar la suplementación con glucosamina varias semanas antes de someterse a cualquier procedimiento quirúrgico. Además, se deberá informar al especialista del uso de este producto antes de la cirugía.

Como los suplementos de glucosamina se utilizan principalmente para el tratamiento de los síntomas de la artrosis, una afección que suele aparecer en las personas de edad avanzada, no se ha comprobado su seguridad en los menores de edad, las embarazadas o las mujeres en período de lactancia. Por seguridad, en estos casos no se recomienda el uso de este suplemento.

Para finalizar, es importante considerar la capacidad de la glucosamina para interactuar con algunos de los tratamientos más comúnmente utilizados. Por desgracia, este suplemento puede aumentar o disminuir la efectividad de ciertos medicamentos. En la siguiente tabla encontrarás un práctico resumen de las principales interacciones farmacológicas de la glucosamina:

Fármaco Interacción Riesgo
Warfarina (anticoagulante) Aumento del efecto anticoagulante. Muy alto. No combinar (riesgo de hemorragia).
Quimioterapia (medicación para el tratamiento del cáncer) Disminución de la efectividad del tratamiento anticancerígeno. Alto. No tomar sin aprobación médica.
Paracetamol Posible disminución del efecto antinflamatorio. Desconocido. Intentar tomarlos por separado.

Si el tratamiento es crónico, consultar al médico.

Antidiabéticos orales Disminución (leve o nula) de la efectividad del antidiabético. Baja. Se recomienda un control del azúcar en sangre y vigilancia.

Criterios de compra

Desafortunadamente, los suplementos de glucosamina no siempre están sometidos a una regulación estricta, por lo que su efectividad puede ser inferior a la que promete. Para ayudarte a elegir un producto de buena calidad, que de verdad se ajuste a tus expectativas, hemos creado los siguientes criterios de compra. ¡Toma nota!

  • Alérgenos e intolerancias
  • Nutrición vegana y vegetariana
  • Forma de presentación
  • Ingredientes adicionales
  • Conservación

Alérgenos e intolerancias

Si eres alérgico al pescado o al marisco, siempre debes leer muy bien la etiqueta de tu suplemento de glucosamina antes de hacer la compra. No olvides que este compuesto se obtiene frecuentemente del exoesqueleto (la «cáscara») del marisco. Los restos de estos artrópodos podrían desencadenar una peligrosa reacción anafiláctica en las personas alérgicas.

La glucosamina puede contribuir a reparar o sustituir el cartílago dañado.
(Fuente: Michael Simons: 72425441/ 123rf.com)

Nutrición vegana y vegetariana

Si eres vegano o vegetariano, no es necesario renunciar a la suplementación con glucosamina. Por fortuna, existen productos que se elaboran a partir de fuentes vegetales ricas en este compuesto que son igual de efectivos que la glucosamina de origen marino.

Esta también es una gran alternativa para aquellas personas alérgicas al marisco.

Forma de presentación

La glucosamina se puede encontrar en diferentes presentaciones. Las hay en comprimidos (más fáciles de almacenar), tabletas (sin recubrimiento de gelatina, lo que las hace aptas para vegetarianos) o polvo (permite una dosificación personalizada). Además, debes analizar muy bien en el tipo de glucosamina que contiene cada producto:

  • Clorhidrato de glucosamina: Es más popular como un tratamiento de uso tópico para la artrosis, en forma de cremas que contengan, además, colágeno y condroitín sulfato.
  • N-acetil glucosamina: Esta formulación va más allá del alivio de las molestias articulares. Se investiga su función como fármaco antinflamatorio y como tratamiento de enfermedades autoinmunes.
  • Sulfato de Glucosamina: El compuesto más utilizado para el alivio de la osteoartritis y el más apreciado por los especialistas en suplementación.

Se recomienda elegir un artículo a base de sulfato de glucosamina siempre que sea posible. Este principio activo parece ser más efectivo que los otros dos en el alivio de los síntomas de la artrosis, razón que ha llevado a los expertos a recomendar que se utilice antes que las formas clorhidrato de glucosamina o N-acetil glucosamina.

Ingredientes adicionales

Es bastante común encontrar suplementos de glucosamina con otras sustancias como el colágeno, el condroitín sulfato y el extracto de cartílago de tiburón indicados para la salud de las articulaciones. Puedes utilizar estos ingredientes adicionales, siempre y cuando la dosis de glucosamina se mantenga dentro del rango recomendado de 1500 mg/día.

Los usuarios de medicación anticoagulante deben abstenerse de la suplementación con glucosamina. (Fuente: Jozef Polc: 66449461/ 123rf.com)

Conservación

Los suplementos de glucosamina se deben conservar en un lugar fresco y seco, lejos de la luz del sol y de olores agresivos. Además, este producto no se debe refrigerar, pues podría perder sus propiedades. La fecha de caducidad es de aproximadamente tres años tras la fabricación. Aunque seguirá siendo efectivo hasta tres meses pasada esta fecha, te recomendamos tomarlo dentro de la fecha establecida.

Resumen

El dolor de las articulaciones producido por la artrosis es crónico, incesante y a veces, incapacitante. No tenemos por qué resignarnos a vivir con dolor. Nuestro médico de confianza puede darnos una serie de estrategias para afrontar mejor esta enfermedad degenerativa. La reducción de peso, el ejercicio suave y la medicación analgésica serán nuestros mejores aliados.

Si nuestro tratamiento habitual no nos aporta los resultados que buscamos, la glucosamina es una alternativa segura y accesible que podría mejorar el estado de nuestras articulaciones, frenando el deterioro articular y favoreciendo a la producción de cartílago sano. Si ya lo has probado todo ¿por qué no darle una oportunidad a la glucosamina?

Hemos llegado al final de nuestra guía de compra. Esperamos que te haya gustado y no te olvides de escribir un comentario en la sección de abajo, además de compartir en tus redes sociales. ¡Hasta la próxima!

(Fuente de la imagen destacada: Jirkaejc: 38476614/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
29 Voto(s), Promedio: 4,03 de 5
Loading...