dieta-proteica
Última actualización: 03/12/2020

Nuestro método

96Productos analizados

25Horas invertidas

22Estudios evaluados

315Comentarios recaudados

En la actualidad, existen tantas dietas como estrellas en el cielo. Muchas de ellas son opciones creativas para cambiar tu estilo de vida por uno mucho más sano. Pero otras, en cambio, podrían traer graves consecuencias para tu salud. Aquí es donde entran las dietas proteicas, un nuevo enfoque de la alimentación.

Las dietas proteicas buscan aumentar de forma estratégica el consumo de proteínas y/o grasas. Al mismo tiempo, disminuyen el de carbohidratos. Esto podría resultar en pérdida de peso y regular los niveles de insulina. Pero, ¿es una dieta sostenible y buena para ti? En este artículo, lo averiguarás.

Lo más importante

  • Aumentar el consumo de proteínas en la dieta puede hacerte sentir saciado por más tiempo. Las dietas proteicas aprovechan este efecto para hacer más manejable la disminución de calorías. Por ello, se emplean en muchas dietas para perder peso.
  • Las dietas proteicas deben ser reguladas por un nutricionista. Si se consumen proteínas y/o grasas en exceso, podrían dañarse los riñones y el corazón.
  • Hay ciertos productos que te pueden ayudar a seguir una dieta proteica. Los suplementos resultan una muy buena opción para prevenir carencias nutricionales.

Los mejores productos para facilitar tu dieta proteica

El mejor suplemento keto en polvo para tu dieta proteica

En primer lugar, te presentaremos un suplemento en polvo compuesto por proteína de colágeno keto. Si buscas una opción saludable, práctica y deliciosa para acompañar tu dieta proteica, ¡aquí la tienes! Este nutritivo complemento alimenticio viene con gusto a chocolate o a bayas. Incluso puedes optar por variantes sin sabor.

Es ideal para agregar a los jugos, licuados, batidos, tés o cafés. También lo puedes beber solo con agua. Entre sus diversos beneficios, ayuda a elevar los niveles de cetona. Además, proporciona energía y fortalece los huesos, las uñas y el cabello. Este producto no contiene carbohidratos, gluten, lácteos, soya ni azúcar.

El mejor suplemento deportivo para tu dieta proteica

En este momento el producto comentado no se encuentra disponible en el proveedor. Es por eso que lo hemos sustituido por otro con similares características. Informar de un problema.

Das Problem mit diesem Produkt wurde gemeldet. Danke!

Si sigues una dieta proteica y, además, practicas algún deporte, este suplemento alimenticio en polvo te resultará una excelente opción de compra. Rinde 25 porciones y lo puedes disolver en agua o leche. No posee azúcar y tiene un delicioso sabor a cacao cremoso. Está compuesto por proteína, colágeno, l-carnitina y glutamina.

Es una opción ideal para obtener fuerza y potencia. Por ello, te resultará perfecto para acompañar tus entrenamientos de alta intensidad. Además, fortalece los huesos y las articulaciones, al mismo tiempo que mejora el aspecto de la piel, el cabello y las uñas.

El mejor suplemento keto en cápsulas para tu dieta proteica

No products found.

Si prefieres los suplementos en cápsulas, nuestro segundo producto será la opción perfecta para ti. Este complemento nutricional contiene 60 cápsulas keto. Estos suplementos mejoran los resultados de las dietas proteicas, principalmente porque se encargan de bloquear los carbohidratos. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

Este suplemento keto aumenta el funcionamiento del metabolismo. Por lo tanto, gracias a él podrás ver más rápido los resultados. Bajarás de peso más fácil y de manera más saludable. Además, este producto es una excelente fuente de energía para los músculos y el cerebro. Notarás mayor vitalidad en tu día a día e incrementarás tu velocidad mental. Fantástico, ¿verdad?

El mejor complejo vitamínico para tu dieta proteica

Para finalizar nuestra lista de productos, te mostremos un complejo vitamínico ideal para reforzar la dieta proteica. Si sigues este modelo de alimentación y quieres evitar un déficit de vitaminas y minerales, este suplemento te resultará perfecto. Está compuesto por panax ginseng y ginkgo biloba. Contiene 30 tabletas de fácil absorción.

Entre sus principales ventajas, este complemento nutricional ayuda a combatir el cansancio, la debilidad y la falta de atención. Además, disminuye el estrés y mejora la energía física y mental. Te notarás con más vitalidad y mayor concentración. De esta manera, podrás rendir mejor en tus actividades diarias y estarás de buen humor.

El mejor recetario keto para tu dieta proteica

En este momento el producto comentado no se encuentra disponible en el proveedor. Es por eso que lo hemos sustituido por otro con similares características. Informar de un problema.

Das Problem mit diesem Produkt wurde gemeldet. Danke!

Si recién comienzas a incursionar en la dieta proteica, te recomendamos que aprendas diversas recetas relacionadas. De esta manera, te será mucho más fácil y ameno dicho cambio de alimentación. Uno de los principales fracasos de las dietas es la monotonía. Si comes siempre lo mismo, probablemente te acabarás cansando.

Por ello, te recomendamos un libro de recetas basado en la dieta keto. Este ejemplar de Mark Sisson promete, en tan solo 21 días, “reprogramar tu metabolismo para quemar grasa como combustible”. Todas las opciones son libres de azúcares, aceites vegetales refinados y granos procesados. Lograrás bajar de peso de forma saludable y deliciosa.

Guía de compras: Todo sobre la dieta proteica

Una dieta proteica puede ser la decisión más acertada para ciertas personas. Y la peor elección para otras. Si te interesa conocer todos los matices de una dieta basada en proteínas, ¡este artículo será perfecto para ti!

dieta-proetica

Las dietas proteicas pueden dificultar las reuniones sociales. Esto es debido a que limitan una gran cantidad de alimentos. (Fuente: Shironosov: 63812408/ 123rf.com)

¿Qué es exactamente una dieta proteica?

Las dietas proteicas buscan disminuir el consumo de carbohidratos y calorías. Para ello, suelen aumentar la ingesta de proteínas.
Normalmente, son muy bajas en calorías (usualmente, en un rango de 600 y 1200 kcal al día). Por lo tanto, siempre deben practicarse bajo la indicación o seguimiento médico (1, 2).

Por otro lado, las dietas proteicas pueden asociarse a una alimentación “hiperproteica”. Esta busca disminuir el máximo los carbohidratos y algunas grasas. Como mencionamos previamente, estas dietas deben seguirse bajo estricto control médico. Podrían traer problemas para la salud (3).

¿Qué tipos de dietas proteicas existen?

No existe un solo tipo de dieta proteica. De hecho, durante muchos años, se han desarrollado diferentes enfoques de este estilo de vida. Con algunas diferencias claves:

  • Dieta paleo: Creada sobre la base de la alimentación humana prehistórica. Suele incluir alimentos que se podrían obtener de la caza y la recolección. Normalmente, evita los productos procesados, lácteos, cereales y legumbres (4).
  • Atkins: Dieta creada en 1960 por el cardiólogo Robert Atkins. Promueve el consumo de cantidades elevadas de proteínas y grasas saturadas. Al mismo tiempo, limita los carbohidratos. Se divide en cuatro fases. Desde una introducción bastante estricta, hasta un mantenimiento permanente al alcanzar el peso ideal (5).
  • Dieta Montignac: Es un método propuesto por el francés Michel Montignac. Distingue los alimentos por su Índice Glucémico (capacidad que tiene un alimento para generar una respuesta de la insulina). Este método pretende eliminar los alimentos con un IG alto (por ejemplo, pan, papas o pasta). Y prioriza aquellos con un IG bajo (alimentos bajos en carbohidratos) (6).
  • Dieta cetogénica: También conocida como la dieta “keto”. Fue desarrollada, principalmente, para el tratamiento de convulsiones epilépticas en niños (7). Posteriormente, se empleó como régimen alimenticio para bajar de peso (8). Esta dieta, usualmente, limita el consumo de carbohidratos de 20 a 50 gramos por día. La proporción de nutrientes es de 65-90 % grasas, 10-30 % proteínas y menos del 5 % de carbohidratos (9).

Estas dietas, muchas veces, se relacionan con un aumento del consumo recomendado de proteínas. Por lo tanto, se consideran “hiperproteicas”.

Dr. Mikhail VarshavskiMédico familiar
“La mayoría de la pérdida inicial de peso en las dietas cetogénicas se debe a la pérdida de agua. Pero, al igual que cualquier otra dieta baja en calorías, te puede ayudar a perder grasa corporal a largo plazo”.

¿Qué alimentos se incluyen en una dieta proteica?

Las dietas proteicas, normalmente, se enfocan en el consumo de altos niveles de proteínas. Y de bajas cantidades de carbohidratos.

Los principales alimentos permitidos son carnes, pescados, mariscos y aceites (oliva, coco, aguacate y linaza). También semillas y verduras bajas en carbohidratos (acelga, lechuga, tomate, berenjena y brócoli, entre otras). O frutas como las bayas y bebidas sin azúcar (café y té).

En esta lista, verás un ejemplo de los alimentos más consumidos en dietas proteicas. Y de sus datos nutricionales (10, 11):

Alimento Proteínas por cada 100 gramos Grasas por cada 100 gramos o mililitros Carbohidratos por cada 100 gramos
Pechuga de pollo 32,1 gramos 2 gramos 0 gramos
Cerdo 31 gramos 14 gramos 0 gramos
Atún 29,9 gramos 0,6 gramos 0 gramos
Carne roja 28,7 gramos 5 gramos 0 gramos
Salmón 20 gramos 13 gramos 0 gramos
Tofu 17,3 gramos 6 gramos 1,9 gramos
Huevos 12,6 gramos 11 gramos 1,1 gramos
Almendras 21,15 gramos 49,3 gramos 21,55 gramos
Yogur griego 10 gramos 3,3 gramos 4,7 gramos
Brócoli 2,8 gramos 0,4 gramos 5 gramos
Aguacate 2 gramos 15 gramos 9 gramos

Estos alimentos pueden variar según el tipo de dieta proteica que se siga. Esta puede ser proteinada o del grupo de las hiperproteicas.

¿Qué alimentos están excluidos en una dieta proteica?

La mayoría de las dietas enfocadas en proteínas excluyen casi por completo alimentos que contengan carbohidratos. Ya sea por un elevado índice glicémico o porque se acercan al límite diario de carbohidratos establecido por la dieta.

Los alimentos que más comúnmente se han “vetado” de las dietas proteicas son:

  • Bebidas azucaradas: refrescos, jugos de fruta o bebidas energéticas
  • Frutas altas en carbohidratos (plátanos o piña)
  • Bebidas alcohólicas
  • Pasta, pan y arroz
  • Papas
  • Granos
  • Legumbres
  • Aceites vegetales (especialmente, en la dieta Atkins)
  • Golosinas
  • Comidas procesadas (especialmente en la dieta paleo). Incluyendo endulzantes artificiales, margarina y grasas trans

¿Cuáles son los beneficios de una dieta proteica?

Las dietas hiperproteicas y proteinadas han sido empleadas para mejorar diversas condiciones de salud. Hasta la fecha, estos son sus beneficios más conocidos:

  • Prevención de convulsiones: La dieta cetogénica se desarrolló, principalmente, para la prevención de convulsiones en niños con epilepsia. Se vieron resultados verdaderamente prometedores (7).
  • Mantenimiento muscular: Muchas veces, las dietas para bajar de peso se relacionan con pérdida de grasas. Y también de masa muscular (12). Sin embargo, el consumo adecuado de proteínas, en combinación con ejercicio regular, pueden mantener (e incluso aumentar) la masa muscular en dietas proteicas (13).
  • Mejoría de la diabetes: Las dietas proteicas evitan el consumo de carbohidratos. Y aumentan los alimentos que no elevan la insulina. Por lo tanto, podrían ser un paso clave en el manejo de la diabetes (14, 15).
  • Manejo de la obesidad: Las dietas proteicas han demostrado llevar a una pérdida de peso (16). Sin embargo, en comparación con otros tipos de dietas, no parecen ser especialmente mejores. La clave para la pérdida de peso es la consistencia (17). Y, muchas veces, es difícil de mantener en dietas muy restrictivas (18).

dieta-proetica

Las dietas proteicas, normalmente, se enfocan en aumentar los alimentos con proteínas. Y en disminuir los carbohidratos al máximo. (Fuente: Margouillat: 58898937/ 123rf.com)

Principales problemas de una dieta proteica

Dependiendo del modelo de dieta proteica que sigas, existen ciertos problemas que podrían presentarse:

  • Aumento del consumo de sodio: En muchas dietas proteicas se aumenta el consumo de fiambres y enlatados. Estos contienen cantidades excesivas de sal.
  • Carencias nutricionales: Si una dieta proteica no se planifica correctamente, resulta muy fácil incurrir en carencias nutricionales. Estas, a la larga, pueden afectar las funciones de tu cuerpo.
  • Estreñimiento: La fibra es una forma de carbohidratos que se encuentra presente en cereales y verduras. Una dieta proteica mal planificada podría aumentar el riesgo de padecer estreñimiento.
  • Restricciones sociales: Las dietas proteicas pueden dificultar las interacciones sociales por lo estrictas que son. Los bares, restaurantes o cines tienen pocas opciones de comidas adaptadas a esta alimentación.
  • Malestar general: Es común que al inicio de las dietas proteicas se presente un periodo de malestar general. Este que podría confundirse con una resfriado común. No obstante, los incómodos síntomas suelen desaparecer después de un par de días.
  • Problemas de los riñones: Las proteínas en exceso ponen un estrés excesivo en los riñones. Esto podría empeorar los problemas renales existentes (19).
  • Mayores costos: Las dietas que incluyen cereales integrales, legumbres y otras fuentes de carbohidratos suelen ser mucho más accesibles. Al excluir estos alimentos, podrías estar gastando más que en una dieta “normal”.
  • Riesgo de enfermedades del corazón: Dependiendo del tipo de dieta proteica que sigas, el riesgo de enfermedades cardíacas podría verse aumentado. Esto se ve en dietas con un alto consumo de carnes rojas y productos lácteos (20).

¿Existen dietas proteicas veganas?

Las dietas proteicas suelen incluir proteínas de origen animal. Sin embargo, existe la posibilidad de adaptarlas a estilos de vida veganos o vegetarianos. Siempre y cuando un nutricionista experto te guíe paso a paso.

La pregunta es, ¿deberías hacerlo? Uno de los problemas principales de las dietas proteicas es lo restrictivas que son. Combinar una dieta proteica con un estilo de vida vegano podría limitar aún más tus opciones.

Además, muchos alimentos “vetados” en ciertas dietas proteicas son fundamentales para la nutrición vegana y vegetariana. Sin estos productos, podrías enfrentarte a serias carencias nutricionales. Las cuales repercutirían en tu salud.

Dr. Abbey SharpNutricionista
“Una de las preocupaciones más frecuentes de las dietas restrictivas son las deficiencias nutricionales. Por ello, muchas veces, resultan necesarios suplementos multivitamínicos”.

La mejor dieta proteica: Nuestros consejos de oro

¿Te has propuesto comenzar y seguir una dieta proteica para mejorar tu salud? Puede que el inicio sea un poco difícil. Es por esto que te daremos nuestros consejos de oro. De este modo, tu transición a este nuevo estilo de vida será más fácil y saludable.

Escoge alimentos de alta calidad

Si estás siguiendo los consejos de un nutricionista, este paso queda más que establecido. Sin embargo, muchas personas llevan a cabo una dieta proteica por su cuenta. Y no saben escoger alimentos apropiados para su salud.

Limita tu consumo de carnes rojas a una o dos porciones por semana. Evita fiambres y alimentos procesados en la medida de lo posible. Además, busca incluir frutas y verduras “permitidas” en cada una de tus comidas.

Una de las “mejores” dietas proteicas es la paleolítica. Se basa en alimentos no procesados con alto nivel nutricional.

dieta-proetica

Muchas dietas proteicas prometen una pérdida rápida de peso. (Fuente: Lightfieldstudios: 111931609/ 123rf.com)

Ten cuidado con consumir demasiadas proteínas

La cantidad recomendada de proteínas es de, aproximadamente, 0,8 gramos por cada kilogramo de tu peso. Esto significa que un adulto promedio debería consumir alrededor de 50 gramos de proteínas por día.

Ciertas dietas hiperproteicas pueden aumentar este consumo hasta los 90 gramos. Esto podría ser perjudicial para la salud. Especialmente, si tus riñones no funcionan bien (condición que muchas veces pasa desapercibida).

Si quieres aumentar tu consumo proteico, no olvides evaluarte con tu médico de antemano. Así, sabrás si esto podría representar un problema de salud.

No te dejes llevar por las modas

Las dietas proteicas como la “keto” o la Atkins te aparecerán hasta en la sopa. Influencers y celebridades no paran de hablar de sus beneficios. Incluso, muestran sus increíbles cambios en muy poco tiempo.

Sin embargo, ¡no todo lo que brilla es oro! Lo que funciona para tu celebridad favorita puede no funcionar para ti. Inclusive, podría ser catastrófico para tu salud.

Muchas veces, la presión por ser delgados nos empuja a seguir dietas excesivamente restrictivas. No debemos olvidar que estas no suelen ser sostenibles por mucho tiempo. Por lo tanto, resultan menos efectivas que una dieta más balanceada.

dieta-proetica

Uno de los síntomas comunes al comenzar una dieta proteica es malestar general. Este puede durar un par de días. (Fuente: Davydov: 120573217/ 123rf.com)

Consulta a tu médico

Antes de comenzar con una dieta proteica, debes consultar a un profesional de la salud. Tu médico determinará qué tipo de dieta proteica necesitas. O si esta alimentación te resultará beneficiosa a largo plazo.

En conjunto con los profesionales en salud y nutrición, puedes llevar una dieta proteica de forma correcta. Y evitar efectos indeseados para tu bienestar.

Resumen

Las dietas proteicas son tantas que no pueden definirse bajo los mismos parámetros. Hasta la fecha, existen muchas variaciones. Hay dietas excesivamente restrictivas y dañinas para tu salud. Otras, en cambio, son usadas por médicos para el tratamiento de la obesidad o la diabetes.

Una dieta proteica debe ser recomendada y monitorizada por personal de salud cualificado. Es que puede conllevar ciertas carencias nutricionales. Incluso, si se hace de forma irresponsable, podría acarrear problemas de salud.

Las dietas proteicas son, definitivamente, un tema muy interesante. No olvides compartir este artículo con tus seres queridos. Y déjanos un comentario con tu opinión. ¡Muchas gracias!

(Fuente de la imagen destacada: Gayvoronskaya: 34822250/ 123rf.com)

Referencias (20)

1. Anderson JW, Hamilton CC, Brinkman-Kaplan V. Benefits and risks of an intensive very-low-calorie diet program for severe obesity. Am J Gastroenterol. 1992
Fuente

2. Very low-calorie diets. National Task Force on the Prevention and Treatment of Obesity, National Institutes of Health. JAMA. 1993.
Fuente

3. Slideshow: High-protein diets — do they really work? [Internet]. Webmd.com.
Fuente

4. Dieta paleo: ¿comer como un cavernícola para adelgazar? [Internet]. Mayoclinic.org. 2018
Fuente

5. Dieta Atkins: ¿qué tan ciertas son las afirmaciones? [Internet]. Mayoclinic.org. 2019.
Fuente

6. Le site officiel de la méthode Montignac – Le site officiel de la Méthode Montignac [Internet]. Montignac.com. 2017.
Fuente

7. Neal EG, Chaffe H, Schwartz RH, Lawson MS, Edwards N, Fitzsimmons G, et al. The ketogenic diet for the treatment of childhood epilepsy: a randomised controlled trial. Lancet Neurol. 2008;7(6):500–6.
Fuente

8. Staverosky T. Ketogenic Weight Loss: The Lowering of Insulin Levels Is the Sleeping Giant in Patient Care. J Med Pract Manage. 2016.
Fuente

9. Masood W y cols. Ketogenic Diet. StatPearls Publishing. 2020.
Fuente

10. 200 Foods Highest in Protein [Internet]. Myfooddata.com.
Fuente

11. FoodData Central [Internet]. Usda.gov.
Fuente

12. Weiss EP, Jordan RC, Frese EM, Albert SG, Villareal DT. Effects of weight loss on lean mass, strength, bone, and aerobic capacity. Med Sci Sports Exerc. 2017;49(1):206–17.
Fuente

13. Longland TM, Oikawa SY, Mitchell CJ, Devries MC, Phillips SM. Higher compared with lower dietary protein during an energy deficit combined with intense exercise promotes greater lean mass gain and fat mass loss: a randomized trial. Am J Clin Nutr. 2016;103(3):738–46.
Fuente

14. Parker B, Noakes M, Luscombe N, Clifton P. Effect of a high-protein, high-monounsaturated fat weight loss diet on glycemic control and lipid levels in type 2 diabetes. Diabetes Care. 2002;25(3):425–30.
Fuente

15. Sargrad KR, Homko C, Mozzoli M, Boden G. Effect of high protein vs high carbohydrate intake on insulin sensitivity, body weight, hemoglobin A1c, and blood pressure in patients with type 2 diabetes mellitus. J Am Diet Assoc. 2005;105(4):573–80.
Fuente

16. Pasiakos SM. Metabolic advantages of higher protein diets and benefits of dairy foods on weight management, glycemic regulation, and bone: Benefits of higher protein. J Food Sci. 2015;80 Suppl 1(S1): A2-7.
Fuente

17. Te Morenga L, Mann J. The role of high-protein diets in body weight management and health. Br J Nutr. 2012;108 Suppl 2(S2): S130-8.
Fuente

18. Brehm BJ, D’Alessio DA. Benefits of high-protein weight loss diets: enough evidence for practice? Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes. 2008;15(5):416–21.
Fuente

19. Friedman AN. High-protein diets: potential effects on the kidney in renal health and disease. Am J Kidney Dis. 2004;44(6):950–62.
Fuente

20. High-protein diets: Are they safe? [Internet]. Mayoclinic.org. 2020.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Artículo científico
Anderson JW, Hamilton CC, Brinkman-Kaplan V. Benefits and risks of an intensive very-low-calorie diet program for severe obesity. Am J Gastroenterol. 1992
Ir a la fuente
Artículo científico
Very low-calorie diets. National Task Force on the Prevention and Treatment of Obesity, National Institutes of Health. JAMA. 1993.
Ir a la fuente
Web oficial
Slideshow: High-protein diets — do they really work? [Internet]. Webmd.com.
Ir a la fuente
Web oficial
Dieta paleo: ¿comer como un cavernícola para adelgazar? [Internet]. Mayoclinic.org. 2018
Ir a la fuente
Web oficial
Dieta Atkins: ¿qué tan ciertas son las afirmaciones? [Internet]. Mayoclinic.org. 2019.
Ir a la fuente
Web oficial
Le site officiel de la méthode Montignac – Le site officiel de la Méthode Montignac [Internet]. Montignac.com. 2017.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Neal EG, Chaffe H, Schwartz RH, Lawson MS, Edwards N, Fitzsimmons G, et al. The ketogenic diet for the treatment of childhood epilepsy: a randomised controlled trial. Lancet Neurol. 2008;7(6):500–6.
Ir a la fuente
Artículo científico
Staverosky T. Ketogenic Weight Loss: The Lowering of Insulin Levels Is the Sleeping Giant in Patient Care. J Med Pract Manage. 2016.
Ir a la fuente
Artículo científico
Masood W y cols. Ketogenic Diet. StatPearls Publishing. 2020.
Ir a la fuente
Web oficial
200 Foods Highest in Protein [Internet]. Myfooddata.com.
Ir a la fuente
Web oficial
FoodData Central [Internet]. Usda.gov.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Weiss EP, Jordan RC, Frese EM, Albert SG, Villareal DT. Effects of weight loss on lean mass, strength, bone, and aerobic capacity. Med Sci Sports Exerc. 2017;49(1):206–17.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Longland TM, Oikawa SY, Mitchell CJ, Devries MC, Phillips SM. Higher compared with lower dietary protein during an energy deficit combined with intense exercise promotes greater lean mass gain and fat mass loss: a randomized trial. Am J Clin Nutr. 2016;103(3):738–46.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Parker B, Noakes M, Luscombe N, Clifton P. Effect of a high-protein, high-monounsaturated fat weight loss diet on glycemic control and lipid levels in type 2 diabetes. Diabetes Care. 2002;25(3):425–30.
Ir a la fuente
Estudio en humanos
Sargrad KR, Homko C, Mozzoli M, Boden G. Effect of high protein vs high carbohydrate intake on insulin sensitivity, body weight, hemoglobin A1c, and blood pressure in patients with type 2 diabetes mellitus. J Am Diet Assoc. 2005;105(4):573–80.
Ir a la fuente
Artículo científico
Pasiakos SM. Metabolic advantages of higher protein diets and benefits of dairy foods on weight management, glycemic regulation, and bone: Benefits of higher protein. J Food Sci. 2015;80 Suppl 1(S1): A2-7.
Ir a la fuente
Artículo científico
Te Morenga L, Mann J. The role of high-protein diets in body weight management and health. Br J Nutr. 2012;108 Suppl 2(S2): S130-8.
Ir a la fuente
Artículo científico
Brehm BJ, D’Alessio DA. Benefits of high-protein weight loss diets: enough evidence for practice? Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes. 2008;15(5):416–21.
Ir a la fuente
Artículo científico
Friedman AN. High-protein diets: potential effects on the kidney in renal health and disease. Am J Kidney Dis. 2004;44(6):950–62.
Ir a la fuente
Web oficial
High-protein diets: Are they safe? [Internet]. Mayoclinic.org. 2020.
Ir a la fuente
Evaluaciones