destacada
Última actualización: 08/06/2020

Nuestro método

16Productos analizados

28Horas invertidas

17Estudios evaluados

81Comentarios recaudados

¿Eres una de las tantas personas que sufren de colon irritable? ¿Quieres saber si algún suplemento puede ayudarte con los síntomas? ¿Te interesa aprender sobre una dieta para tratar esta patología? A lo largo de nuestro artículo encontrarás información actualizada, útil y científica acerca de este trastorno intestinal tan prevalente.

El colon irritable afecta a cada individuo de una manera distinta. Esto genera frustración tanto en pacientes como en profesionales de la salud. Sin embargo, hay mucho por hacer para mejorar los síntomas y la calidad de vida de quienes lo padecen. La dieta, los suplementos y el manejo del estrés son valiosas herramientas para tratar el síndrome de intestino irritable.

Lo más importante

  • El colon irritable, o síndrome de intestino irritable, es un trastorno de la motilidad intestinal. Produce dolor abdominal, alteración del hábito intestinal (diarrea y/o constipación), flatulencia e hinchazón, entre otros síntomas.
  • Los mecanismos que producen esta enfermedad todavía no se han esclarecido. No obstante, la dieta cumple un papel fundamental en el tratamiento del colon irritable. Algunos suplementos, tales como los probióticos y el Psyllium, también pueden resultar beneficiosos.
  • Para elegir el mejor suplemento para el colon irritable tienes que examinar diferentes aspectos. Por ejemplo, cepa y dosis de probióticos, forma de presentación del Psyllium, forma de presentación del aceite de menta, presencia de alérgenos y certificaciones de calidad.

Los mejores suplementos para colon irritable

El mejor probiótico para colon irritable

Iniciamos la lista de los mejores suplementos para colon irritable con este probiótico de la marca Bio B. Está compuesto por 30 cápsulas vegetales de fácil absorción y contiene 25 billones de unidades formadoras de colonias (UFC). También posee cinco cepas probióticas clínicamente comprobadas. Su fabricante recomienda tomar una cápsula al día.

Entre sus principales beneficios, este complemento alimenticio estimula el crecimiento y la actividad de la flora intestinal. Además, regula el tránsito intestinal y combate el estreñimiento y la diarrea. También fortalece el sistema inmunológico, mejora la digestión, aumenta la absorción de minerales y promueve la salud ósea.

Las mejores cápsulas de aceite de menta para colon irritable, sin gluten

La menta es un excelente calmante intestinal. Por ello, resulta una gran opción para mejorar la salud digestiva y combatir los síntomas del colon irritable. Este efectivo suplemento de aceite de menta de la marca Best Naturals contiene 120 cápsulas. Se encarga de apoyar la función del tracto gastrointestinal y la motilidad.

Por otra parte, es un complemento alimenticio 100 % natural. No contiene conservantes, colorantes, saborizantes ni edulcorantes artificiales. Tampoco posee glucosa, almidón, maíz, huevo, lactosa, soya, trigo, levadura, pescado, sodio ni gluten. Es, por tanto, apto para celícanos. Además, cuenta con la certificación GMP (Good Manufacturing Practices o Buenas Prácticas de Manufactura).

El mejor Psyllium en polvo para colon irritable, vegano y sin gluten

Otra fantástica opción para reducir los síntomas del colon irritable es consumir Psyllium. Este remedio natural es una poderosa fuente de fibra soluble. Resulta recomendable tanto para el estreñimiento como para la diarrea. Por este motivo, puede ayudar a regular la función intestinal en casos de padecer colon irritable.

Este suplemento alimenticio de la marca Healthy Superfoods contiene 1 kilo de
Psyllium de calidad premium. No posee conservantes, OMG (organismos genéticamente modificados) ni azúcar añadida. Tampoco tiene gluten, lactosa ni ingredientes de origen animal, por lo que está recomendado para personas celíacas, vegetarianas y veganas.

El mejor probiótico apto para veganos, sin gluten

Continuamos con otro de los mejores suplementos para colon irritable con este producto orgánico de la marca Bioflora. No posee gluten, lactosa ni ingredientes de origen animal. Por ello, está especialmente recomendado para personas veganas, vegetarianas e intolerantes a alguno de estos componentes.

Este suplemento alimenticio posee probióticos, prebioticos y vitamina C. Debido a que es un ácido resistente, garantiza que lleguen la mayoría de los probióticos al intestino y no mueran por la acidez del estómago. De esta manera, puede actuar efectivamente en el tratamiento de problemas estomacales e intestinales, diarrea y gastritis. Cada envase contiene 50 cápsulas.

La mejor combinación de probióticos y prebióticos para colon irritable

Para culminar nuestra lista, te presentaremos un producto de la marca Wellthy compuesto por probióticos y prebióticos. La combinación de ambos compuestos potencia y optimiza sus efectos. También posee glicerina vegetal, celulosa microcristalina, estearato de magnesio y óxido de silicio, entre otras sustancias.

Los prebióticos estimulan el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas para la flora intestinal. Los probióticos, por su parte, contribuyen a la reproducción de la flora intestinal afectada por el uso de antibióticos. Este suplemento alimenticio mejora notablemente (y a largo plazo) el funcionamiento del tracto intestinal.

Lo que debes saber sobre el colon irritable

Aunque el síndrome de intestino irritable (SII) es un trastorno que afecta a muchas personas, no existe un tratamiento curativo. Sin embargo, la dieta adecuada, algunos suplementos y el manejo del estrés ayudan a mantener a raya los síntomas. A continuación, te explicaremos qué es el colon irritable, en qué consiste la dieta y muchas cuestiones más.

Mujer con té

La dieta baja en FODMAPs consiste en eliminar aquellos alimentos ricos en carbohidratos fermentables. Por ejemplo, fructosa, lactosa, fructanos, polioles, galactanos y galactooligosacáridos. (Fuente: Guillem: 93080327/ 123rf.com)

Definición de colon irritable

El síndrome de intestino irritable (SII), o colon irritable, es un trastorno intestinal que produce dolor abdominal. También alteración del ritmo normal de defecación (diarrea y/o estreñimiento). Otros síntomas frecuentes son: distensión abdominal (abdomen hinchado), flatulencia, moco en las heces o dolor en la evacuación (1, 2).

Aún no están claras las causas o los mecanismos que producen este síndrome, ya que no se relaciona con daño estructural, infecciones o problemas metabólicos. En las personas que lo sufren, se ha encontrado microinflamación de la pared intestinal y alteración de la motilidad. También un desequilibrio de la microbiota del colon y disfunción inmune (1, 2, 3).

Actualmente, el diagnóstico del colon irritable se basa en los síntomas. Tomando como referencia los criterios de Roma IV, una persona padece síndrome de intestino irritable si durante 3 meses tiene dolor abdominal recurrente. Podrían ser 4 días al mes o 1 día a la semana. También si cumple, al menos, dos de los siguientes enunciados (2, 4):

  1. El dolor se relaciona con la defecación y, en ocasiones, puede mejorar tras la evacuación.
  2. Hay un cambio en la frecuencia de las deposiciones. Puede haber un aumento o una disminución de la frecuencia, según se trate de diarrea o estreñimiento, respectivamente.
  3. Hay un cambio en la consistencia de la materia fecal. Serán líquidas o más blandas si el colon irritable se asocia a diarrea. O duras y secas si se presenta con estreñimiento.

La diarrea y el estreñimiento en el colon irritable

La mayoría de las personas piensan que el colon irritable se manifiesta con diarrea. Sin embargo, en muchos casos predomina el estreñimiento o se alternan fases de diarrea con períodos de estreñimiento. Según sus formas de presentación, el colon irritable se clasifica en 4 tipos, que se reflejan en la siguiente tabla (2, 5):

Tipos de colon irritable o síndrome de intestino irritable (SII) Características
SII con predominio de diarrea – Más del 25 % de las deposiciones presentan consistencia blanda, pastosa o líquida. Las deposiciones duras representan menos del 25 % de las evacuaciones.

– Es más frecuente en hombres.

SII con predominio de estreñimiento (o constipación) – Más del 25 % de las evacuaciones son duras. Pueden existir deposiciones de consistencia disminuida, pero representan menos del 25 % del total.

– Es más prevalente en mujeres.

SII mixto o cíclico – Se alternan el estreñimiento y la diarrea.

– Más del 25 % de las deposiciones son duras y más del 25 % son blandas o líquidas.

SII inespecífico o no clasificado – La persona cumple con los criterios de colon irritable, pero no pertenece a ninguno de los grupos mencionados anteriormente.

¿Cuál es el tratamiento para el colon irritable?

No existe una cura para el colon irritable. Por ello, el tratamiento está enfocado en aliviar los síntomas (dolor abdominal, diarrea, estreñimiento) y prevenir las crisis. La dieta y el manejo del estrés son estrategias básicas para controlar este trastorno. El tratamiento del colon irritable debe ser absolutamente personalizado y puede incluir:

  • Farmacoterapia: existen diversos medicamentos para tratar el colon irritable. Comúnmente, se prescriben antiespasmódicos, antidiarreicos, antiflatulentos, laxantes suaves y psicofármacos. Los suplementos de probióticos, Psyllium y aceite esencial de menta pueden ser de gran ayuda. La mayoría de las personas solo consumen fármacos en los momentos de crisis (1, 6).
  • Dieta: la alimentación para el colon irritable es esencial para tratar la diarrea y/o el estreñimiento que se asocian a este síndrome. Ciertos alimentos pueden exacerbar los síntomas, pero esta sensibilidad varía de una persona a otra. En la actualidad, la dieta baja en FODMAPs ha sido muy beneficiosa en casos de colon irritable con predominio de diarrea (1, 3).
  • Psicoterapia: el colon irritable suele coexistir con ansiedad, depresión y trastornos del sueño. Por tal motivo, la psicoterapia puede ser beneficiosa. Este tratamiento psicológico mejora la calidad de vida de muchas personas que viven con dicho trastorno intestinal (3, 7).
  • Técnicas para el manejo del estrés: la meditación, el mindfulness (conciencia plena) y la relajación muscular progresiva ayudan a disminuir los niveles de estrés. En ciertos individuos, contribuyen a una mejoría significativa de los síntomas (7).
  • Actividad física: la práctica de ejercicio físico, 3 a 5 veces por semana, durante 30 a 60 minutos, se asocia con una mejora en los síntomas del colon irritable (3, 8).
Tipos de fármacos prescritos para el colon irritable Función Ejemplos
Antiespasmódicos Reducen la contracción involuntaria del músculo intestinal causante del dolor en el colon irritable. Bromuro de cimetropio.

Mebeverina.

Trimebutina.

Hioscina.

Dicicloverina.

Antidiarreicos Retardan el tránsito intestinal. Loperamida.

Lidamidina.

Laxantes suaves La fibra soluble contribuye a la formación del bolo fecal y mejora el tránsito intestinal. Otros laxantes estimulan directamente la motilidad intestinal. Se indican en casos de colon irritable con predominio de estreñimiento. Psyllium.

PEG (polietilenglicol).

Lactulosa.

Picosulfato de sodio.

Antiflatulentos Evitan la acumulación excesiva de gases en el intestino que produce distensión (hinchazón) abdominal y dolor. Favorecen la expulsión de los gases intestinales. Dimeticona.

Carbón activado.

Psicofármacos Ejercen un efecto analgésico visceral en casos de dolor abdominal grave. También sirven para abordar comorbilidades psicológicas del colon irritable, tales como la depresión y la ansiedad. Antidepresivos tricíclicos (amitriptilina, imipramina).
Inhibidores de la recaptación de serotonina (venlafaxina, fluoxetina, citalopram).

Suplementos para el colon irritable

No todas las personas que sufren de colon irritable deben tomar suplementos. Sin embargo, algunos de estos productos pueden reducir los síntomas, mejorando la calidad de vida. Y su riesgo de producir efectos adversos es realmente muy bajo. Los mejores suplementos para el colon irritable son:

  • Probióticos: las bacterias y levaduras probióticas ejercen un efecto beneficioso al implantarse en el intestino. De esta manera, restituyen el equilibrio de la microbiota (microorganismos que normalmente habitan el medio intestinal). En el colon irritable puede existir hipersensibilidad visceral, inflamación y sobrecrecimiento bacteriano. Los probióticos modulan estas reacciones (5, 6). Sin embargo, no se puede emplear cualquier cepa de probiótico para tratar el colon irritable. La más estudiada y recomendada es la bacteria Bifidobacterium infantis 35624. Esta alivia significativamente el dolor, la distensión abdominal y la alteración del hábito intestinal en el síndrome intestino irritable (9).
  • Fibra soluble (Prebióticos): retiene agua haciendo que las heces sean más blandas. Ayuda a aliviar el estreñimiento sin agravar el dolor abdominal. El Psyllium, una fibra soluble procedente de la cáscara de la semilla de la planta Plantago ovata, actúa como prebiótico. Sirve de «alimento» para las bacterias beneficiosas del intestino (1, 6).
  • Aceite esencial de menta: se obtiene de la planta Mentha x piperita L y su principio activo es el mentol. Este ejerce un efecto antiespasmódico y antiflatulento. Lo ideal es consumir el aceite de menta en cápsulas para evitar efectos indeseables (ardor, regurgitaciones y náuseas) (6, 10).
Psyliium

El Psyllium es una fuente de fibra soluble. Es recomendable tanto para el estreñimiento como para la diarrea.(Fuente: Siamphotos: 50485404/ 123rf.com)

La fibra alimentaria en el tratamiento del colon irritable

Tener colon irritable no implica dejar de consumir fibra, pero es importante diferenciar los tipos de fibra. La fibra insoluble, como el salvado de trigo, aumenta el peristaltismo (movimiento) y acelera el tránsito intestinal. Es un estímulo intenso de la defecación. En sujetos que padecen colon irritable con estreñimiento, puede agravar el dolor (1, 11).

La fibra soluble, presente en el Psyllium, es mejor tolerada. Estimula el desarrollo de bacterias «buenas» en el colon y puede ser útil tanto en casos de diarrea como de estreñimiento. No obstante, esta fibra es fermentada por las bacterias del colon. Por esta razón, puede producir gases en exceso y agravar la flatulencia, el dolor y la distensión (1, 3).

La tolerancia a la fibra varía de una persona a otra. Por tal motivo, el tratamiento dietético del colon irritable debe ser totalmente individualizado. En caso de optar por un suplemento de fibra de Psyllium, es recomendable comenzar a consumir pequeñas dosis. Pueden ser de 3 gramos y deben ser acompañadas con las comidas. Luego, se podrá progresar hasta 5-10 gramos según la tolerancia (1).

Janice Vickerstaff JonejaDietista registrada, investigadora y educadora

“En muchas personas que sufren de síndrome de intestino irritable, la fibra insoluble puede empeorar los síntomas”.

Aspectos básicos de la dieta tradicional para el colon irritable

Una persona con diagnóstico de colon irritable debería asistir de inmediato a la consulta con un profesional de la nutrición. Así, el médico podría empezar a evaluar el efecto que cada alimento tiene sobre sus síntomas. No obstante, en los momentos de crisis, la dieta para el colon irritable debe tener ciertas características (12, 13):

  1. Evitar las sustancias estimulantes, como el café, el alcohol y los picantes. El cigarro, aunque no sea parte de la dieta, también debe ser evitado.
  2. Fraccionar la dieta en 4 o 5 comidas diarias. Es sumamente perjudicial comer solo 2 veces al día y hacer ingestas muy voluminosas.
  3. Comer lentamente, con tranquilidad, para no tragar aire junto con los alimentos. De lo contrario, se agravarían la flatulencia, la distensión y el dolor.
  4. Disminuir el consumo de azúcares simples: azúcar común, miel, mermeladas, golosinas, fructosa, xilitol y sorbitol.
  5. No mascar chicle, ya que se asocia con la ingestión de aire y sus azúcares pueden producir muchos gases.
  6. Evitar los aliáceos (ajo, cebolla, puerro) y las crucíferas (berza, brócoli, rábano).
  7. Muchas personas con colon irritable tienen intolerancia a la lactosa. Por ello, no es conveniente tomar leche, yogur, nata ni queso para untar.
  8. Las legumbres, el maíz, las crucíferas y el salvado de trigo agravan los síntomas y no deben consumirse.
  9. Las hortalizas y las frutas ricas en fibra soluble son adecuadas tanto para la diarrea como para el estreñimiento. Por ejemplo, zanahoria, calabaza, pulpa de zapallito, pulpa de tomate, manzana (sin piel), pera (sin piel), plátano, albaricoque y melocotón. Algunas personas pueden tolerar el jugo de cítricos o la pulpa de los mismos (quitando el hollejo).
  10. Las carnes y los huevos suelen ser bien tolerados. Sien embargo, en momentos de diarrea, flatulencia o mucho dolor, se recomienda consumir carnes blancas (ave, pescado).
  11. El pan blanco, el arroz decorticado y las pastas simples le sientan bien a la mayoría de las personas que sufren de colon irritable.

Es importante tener presente que no existe una dieta estándar o universal que alivie los síntomas de colon irritable. Esto se debe a que no todas las personas lo viven igual. Por ello, es recomendable llevar un diario o registro de alimentos. De esta manera, podremos saber cuáles desencadenan o agravan una crisis y cuáles son tolerados sin problemas.

Jugo de zanahoria

La zanahoria es un alimento recomendado para las personas que sufren de colon irritable.
(Fuente: Lisa870: 50231030/ 123rf.com)

Dieta baja en FODMAPs para el colon irritable

La dieta baja en FODMAPs consiste en eliminar aquellos alimentos ricos en carbohidratos fermentables. Por ejemplo, fructosa, lactosa, fructanos, polioles, galactanos y galactooligosacáridos. ¿Por qué eliminar los FODMAPs? Porque estos carbohidratos son fermentados, producen gases y disparan los síntomas del colon irritable. Los síntomas más comunes son flatulencia, dolor e hinchazón abdominal (2, 14).

Actualmente, esta dieta está en estudio, pero hay personas que la han llevado a cabo y obtuvieron buenos resultados. No obstante, se trata de una alimentación muy restrictiva. No debe realizarse nunca sin supervisión médica, ni por un plazo mayor a 6 u 8 semanas. Transcurrido este período, se comienzan a reintroducir algunos alimentos para evaluar la tolerancia (2, 14).

Grupos de alimentos Alimentos ricos en FODMAPs (Desaconsejados para el colon irritable) Alimentos bajos en FODMAPS (Recomendados para el colon irritable)
Azúcares y endulzantes Azúcar común (sacarosa), miel, dulces, mermeladas, siropes, golosinas. Tampoco se recomiendan los edulcorantes no calóricos del tipo azúcar alcohol. Por ejemplo, el xilitol de los chicles sin azúcar. No se recomiendan ni siquiera las versiones light de mermeladas y dulces.
Frutas Manzana, pera, ciruela, albaricoque, melocotón, cereza, sandía, frutas desecadas (deshidratadas). Cítricos, plátano, kiwi, piña, mora, frambuesa, fresa (esta última con moderación).
Hortalizas y verduras Espárragos, cebolla, ajo, puerro, berza, maíz, alcachofa, remolacha. Zanahoria, calabaza, tomate, pepino, chícharos verdes, calabacín, ciboulette, berenjena. La acelga, la papa y el pimiento verde se deben consumir con moderación.
Lácteos Leche. Cantidades moderadas de yogur y quesos. Leche sin lactosa.
Cereales Panes integrales, galletas integrales, salvado de trigo. Arroz decorticado, pan blanco, pastas simples, quínoa.
Legumbres Lentejas, garbanzos, alubias. No se recomiendan.
Frutos secos Nueces, almendras, avellanas, cacahuate. No se indican enteros ni molidos, solo en bebidas vegetales.
Carnes y huevos Carnes procesadas (fiambres, embutidos). Carnes sin procesar, frescas. Pueden ser de ave, de ternera, pescados blancos y azules. El huevo está permitido.
Bebidas Cerveza, vinos dulces, bebidas gaseosas con o sin azúcar, jugos de frutas. Agua, té, vinos secos.

Preguntas frecuentes sobre el colon irritable

No hay un tratamiento curativo ni una dieta estándar para el colon irritable. Por ello, las personas que lo padecen reciben información de diversas fuentes. Lamentablemente, muchos de los datos y de las recomendaciones no tienen ningún aval científico. A continuación, responderemos algunas de las preguntas frecuentes acerca del colon irritable:

¿Las personas que sufren de colon irritable deben hacer una dieta depurativa (détox) o someterse a una limpieza de colon?

No, las dietas depurativas no se indican para el colon irritable porque no tienen aval científico. Tampoco las limpiezas de colon (hidroterapia o lavaje). La hidroterapia consiste en introducir agua tibia a través del recto y hacerla circular para que «limpie» el colon. Los riesgos de esta técnica comprenden infecciones y desequilibrios hidroelectrolíticos.

¿El colon irritable afecta más a mujeres que a hombres?

Sí, el colon irritable es más común en mujeres que en hombres. Se estima que de 10 personas que sufren este trastorno intestinal, entre 6 y 7 son mujeres. No obstante, en muchos países en vías de desarrollo la prevalencia es similar entre hombres y mujeres (15).

¿A qué edad se puede empezar a padecer colon irritable?

El colon irritable puede afectar a niños, adolescentes, adultos y ancianos. La mayoría de las personas experimenta los primeros síntomas antes de los 35 años. Además, en los individuos mayores a 50 años, el colon irritable suele manifestarse de forma más leve que en los adultos jóvenes (15).

¿Cuál es la dieta ideal para el colon irritable?

Previamente, hemos explicado las generalidades de la dieta tradicional y de la dieta baja en FODMAPs para el colon irritable. Sin embargo, no existe una alimentación ideal que le siente bien a todas las personas afectadas. Cada caso es diferente y la dieta debe ser absolutamente personalizada.

Pescado

Las carnes y los huevos suelen ser bien toleradas. Sin embargo, en momentos de diarrea, flatulencia o mucho dolor, se recomienda consumir carnes blancas (ave, pescado). (Fuente: Nitr: 94914344/ 123rf.com)

¿Excluir el gluten alivia los síntomas de colon irritable?

Algunas personas que sufren de colon irritable pueden desarrollar una intolerancia al gluten, a pesar de no ser celíacas. En estos casos, excluir el gluten se asocia a una mejoría de los síntomas. Si no existe enfermedad celíaca o intolerancia al gluten, no se justifica realizar una dieta de exclusión. Solo se lograría que la alimentación sea aún más restrictiva (3).

Pan blanco

El pan blanco, el arroz decorticado y las pastas simples le sientan bien a la mayoría de las personas que sufren de colon irritable. (Fuente: Decius: 45464688/ 123rf.com)

Criterios de compra

En el mercado hay diversos suplementos para el colon irritable. Entre ellos, los probióticos, el Psyllium y el aceite de menta. Sin embargo, la mayoría de las personas no sabe cuáles son las cepas probióticas específicas para el colon irritable. Tampoco en qué se diferencia el Psyllium de la inulina. Para realizar una buena compra, tendrás que evaluar estos criterios:

Cepas y dosis de probióticos

La cantidad de bacterias que aporta un probiótico se mide en UFC (Unidades Formadoras de Colonias). Para que un suplemento de este tipo tenga un efecto beneficioso, debe proporcionar, como mínimo, entre 100 y 1000 millones de UFC por ración. Esta información figura en la etiqueta nutricional (5).

Por otra parte, existen cepas de probióticos que son específicas para el colon irritable. Sirven para disminuir el dolor abdominal, regular el hábito de evacuación intestinal y reducir los gases y la hinchazón. Estas cepas son (9, 16):

  • Bifidobacterium infantis 35624 (es la más estudiada)
  • Bifidobacterium longum BB536
  • Lactobacillus plantarum 299v
  • Lactobacillus rhamnosus GG
Encarnación ArriazaDoctora

“El probiótico Bifidobacterium infantis 35624 ha demostrado una mejora significativa de los síntomas del colon irritable. Disminuyó el dolor o la molestia abdominal, la hinchazón o distensión y/o la dificultad en movilidad intestinal”.

Forma de presentación del Psyllium

El Psyllium se comercializa en forma de polvo, cápsulas y comprimidos. El mejor modo de consumirlo es en polvo, mezclado con las comidas o disuelto en batidos. Para que no produzca un exceso de gases e hinchazón, es importante empezar a tomar 3 gramos diarios y luego progresar hasta 10 o 20 gramos por día.

Tanto si el colon irritable se presenta con diarrea, con estreñimiento o es mixto, el Psyllium puede ayudar a controlar los síntomas. Las cápsulas y los comprimidos son poco recomendables y tienen menor efectividad que el polvo. No se debe confundir el Psyllium con la inulina, ya que esta última es un FODMAP y puede agravar el colon irritable (17).

Forma de presentación del aceite de menta

El aceite esencial de menta se presenta de forma líquida y en cápsulas. La mayoría de los aceites de menta líquidos están destinados exclusivamente al uso externo. Se emplean es aromaterapia, cosmetología y masoterapia. El aceite de menta líquido comestible se puede añadir a recetas (sobre todo a bebidas) y utilizar para combatir el mal aliento.

Aunque existen algunos aceites que son comestibles, en el caso del colon irritable se prefiere el aceite de menta en cápsulas. Esto se debe a que el mentol se libera directamente en el intestino y se evitan los siguientes efectos indeseables (6):

  • Náuseas
  • Ardor
  • Regusto a menta
  • Regurgitaciones
  • Diarrea

Alérgenos

Si una persona que sufre de colon irritable está realizando la dieta baja en FODMAPs, debe evitar la lactosa. Por tal razón, es recomendable elegir suplementos que sean libres de lactosa. Por otra parte, quienes sufran de celiaquía o de intolerancia al gluten no celíaca, deben buscar el sello que garantiza que el producto está libre del alérgeno.

Si bien la mayoría de los suplementos para colon irritable son libres de lactosa y gluten, esto no asegura que no existan otros alérgenos. Por ejemplo, soya o huevo. Todo individuo que padezca una alergia alimentaria debe leer la lista de ingredientes para descartar la presencia del alérgeno en cuestión.

Ramón ArgósDoctor perteneciente a la Clínica Universitaria de Navarra

“El ejercicio mejora las digestiones, ayuda a expulsar mejor los gases y a ir mejor al baño”.

Certificaciones de calidad

Las certificaciones de calidad en los suplementos garantizan que lo que figura en el rótulo nutricional coincide con el proceso de producción. En el caso del colon irritable, estas certificaciones aseguran la inocuidad y la uniformidad de la dosis de principios activos. También la ausencia de alérgenos, entre otros aspectos. Las más importantes son:

  • GMP (Buenas Prácticas de Manufactura).
  • HACCP (Análisis de Riesgos y Puntos Críticos de Control).
  • ISO 9001 (Organización Internacional para la Estandarización).

View this post on Instagram

Buenas gente!! Alguna vez escucharon hablar de la dieta fodmaps?? ➡️ Como aclaración previa: toda dieta que se inicie debe ser asistida y dirigida por una nutricionista experta para que se ajuste a los requerimientos fisiológicos individuales y/o condiciones presentes, evitar excesos o déficits nutricionales. ⬅️ El día de hoy la Dieta low-FODMAP. Dieta baja en alimentos que contienen: Fermentable Oligisacáridos Disácaridos Monosácaridos y Polioles. 🥑🍊🍏🍐🍉 No es una dieta como tal, en el sentido que no establece un porcentaje de macronutrientes. 🍛🥗🍚 Es una ayuda terapéutica. Consiste en: ⚀ Retirar y restringir los alimentos que contienen moléculas que pueden ser facilmente fermentables en el intestino. Esto se hace por 2 a 4 semanas (incluso 6) ⚁ Posteriormente bajo vigilancia de una Nutriologa, se añade de uno a uno los alimentos y se va evaluando: síntomas, sensibilidad y tolerancia. Evaluando posibles carencias. ⚂ Se ajusta el patrón alimentario de acuerdo a la respuesta individual durante ese tiempo. ➡️ Se hace sobre el patrón de alimentación normal de la persona, sin embargo, si ella lo desea se pueden hacer cambios dietarios adicionales para seguir un patrón dietario especifico. 🍈🍋🍌🍐 Ejemplos de alimentos que inicialmente son restringidos: Lácteos y derivados: quesos, yogures, etc. 🚫 No usa dulces ni postres y alimentos que esten endulzados con Fructosa, Miel, Jarabe de Maíz, etc. Alimentos que tengan en sus ingredientes: sorbitol, manitol, etc. 🍍🍒🍍🍐 Algunas frutas y verduras. 🥐🥜🥖🥔 Cereales y Legumbres que contengan fructanos y galactanos, como por ejemplo el trigo, arveja o lenteja. ⚠️ Riesgos: Debe ser vigilada por una Nutricionista para evitar déficits de nutrientes en las semanas que dure la restricción. 💯 Beneficios: Mejoría sintomatica en enfermedades gastrointestinales como el Síndrome de Colon Irritable, Síndrome de Sobrecremiento Bacteriano del Intestino Delgado, Dispepsia funcional, entre otras. #dietasaludable#nutricionista#dietafodmaps #nutrientes#intestino#intestinoirritable#dietasana #beneficios#vidasana#fructosa#galactanos#sorbitol#sobrecrecimientobacteriano

A post shared by Psicopedagogia📚 ➕ Nutrición🍉 (@psiconutripedia) on

Resumen

El colon irritable es un trastorno intestinal de alta prevalencia. En ciertas poblaciones, puede llegar a afectar hasta el 20 % de sus habitantes. Aún no se han esclarecido sus causas, ni existe un tratamiento curativo. No obstante, la dieta, los suplementos y el manejo del estrés ayudan a reducir el dolor. Además, disminuyen las alteraciones del ritmo intestinal, los gases y la hinchazón.

La dieta para el colon irritable se puede basar en la reducción de la fibra insoluble y las sustancias estimulantes. También puede consistir en evitar los alimentos ricos en FODMAPs. Los probióticos, el Psyllium y el aceite de menta son suplementos que pueden aliviar los síntomas. Sin embargo, la tolerancia varía de una persona a otra.

Si te ha gustado nuestra guía sobre el colon irritable, déjanos un comentario o compártela en tus redes sociales. ¡Muchas gracias!

(Fuente de la imagen destacada: Zykava: 126647652/ 123rf.com)

Referencias (17)

1. Baldomero López V, Llames L. Diarrea aguda y crónica. Estreñimiento. Síndrome de intestino irritable. Enfermedad diverticular. En: Rodota E, Castro M. Nutrición clínica y Dietoterapia. Editorial Panamericana. 2012.
Fuente

2. Fragoso Arbelo T, Milán Pavón R. El síndrome de intestino irritable como causa de dolor abdominal crónico [Internet]. 2018.
Fuente

3. Carmona Sánchez R et al. Consenso mexicano sobre el síndrome de intestino irritable [Internet]. 2016.
Fuente

4. Schmulson M, Drossman D. What Is New in Rome IV [Internet]. 2017.
Fuente

5. Guzmán E, Montes P, Monge E. Probióticos, prebióticos y simbióticos en el síndrome de intestino irritable [Internet]. 2012.
Fuente

6. Remes Troche J et al. Tratamiento farmacológico del síndrome de intestino irritable: revisión técnica [Internet]. 2010.
Fuente

7. Eriksson E, Andrén K, Kurlberg G, Eriksson H. Aspects of the non-pharmacological treatment of irritable bowel síndrome [Internet]. 2015.
Fuente

8. Johannesson E et al. Physical Activity Improves Symptoms in Irritable Bowel Syndrome: A Randomized Controlled Trial [Internet]. 2011.
Fuente

9. Yuan F et al. Efficacy of Bifidobacterium infantis 35624 in patients with irritable bowel syndrome: a meta-analysis [Internet]. 2017.
Fuente

10. Alammar N et al. The impact of peppermint oil on the irritable bowel syndrome: a meta-analysis of the pooled clinical data [Internet]. 2019.
Fuente

11. Perona M. ¿La fibra mejora o empeora el síndrome del intestino irritable? [Internet]. 2009.
Fuente

12. Torresani M, Somoza M. Capítulo 7: Patologías intestinales. En: Lineamientos para el cuidado nutricional. Editorial Eudeba. 2009.
Fuente

13. Longo E, Navarro E. La técnica dietoterápica en las enfermedades intestinales. En: Técnica dietoterápica. Editorial El Ateneo. 2004.
Fuente

14. Figueroa C. Dieta baja en FODMAP en el síndrome de intestino irritable [Internet]. 2015.
Fuente

15. Canavan C, West J, Card T. The epidemiology of irritable bowel syndrome [Internet]. 2014.
Fuente

16. Ducrotté P, Sawant P, Jayanthi V. Clinical trial: Lactobacillus plantarum 299v (DSM 9843) improves symptoms of irritable bowel síndrome [Internet]. 2012.
Fuente

17. Zugasti A, Estremera F, Petrina E. Dieta pobre en FODMAPs (fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols) en el síndrome de intestino irritable: indicación y forma de elaboración [Internet]. 2016.
Fuente

¿Por qué puedes confiar en mí?

Romina Cerutti Nutricionista
Soy Licenciada en Nutrición y Coach de Salud y Bienestar. Al poco tiempo de graduarme comencé a redactar artículos sobre alimentación y nutrición porque noté que las personas leían mucho sobre estas temáticas, pero, en la mayoría de los casos, la información que obtenían era errónea o falsa. Mi objetivo es escribir artículos que sean veraces, útiles e interesantes para el lector.
Artículo científico
Baldomero López V, Llames L. Diarrea aguda y crónica. Estreñimiento. Síndrome de intestino irritable. Enfermedad diverticular. En: Rodota E, Castro M. Nutrición clínica y Dietoterapia. Editorial Panamericana. 2012.
Ir a la fuente
Artículo científico
Fragoso Arbelo T, Milán Pavón R. El síndrome de intestino irritable como causa de dolor abdominal crónico [Internet]. 2018.
Ir a la fuente
Artículo científico
Carmona Sánchez R et al. Consenso mexicano sobre el síndrome de intestino irritable [Internet]. 2016.
Ir a la fuente
Artículo científico
Schmulson M, Drossman D. What Is New in Rome IV [Internet]. 2017.
Ir a la fuente
Artículo científico
Guzmán E, Montes P, Monge E. Probióticos, prebióticos y simbióticos en el síndrome de intestino irritable [Internet]. 2012.
Ir a la fuente
Artículo científico
Remes Troche J et al. Tratamiento farmacológico del síndrome de intestino irritable: revisión técnica [Internet]. 2010.
Ir a la fuente
Artículo científico
Eriksson E, Andrén K, Kurlberg G, Eriksson H. Aspects of the non-pharmacological treatment of irritable bowel síndrome [Internet]. 2015.
Ir a la fuente
Artículo científico
Johannesson E et al. Physical Activity Improves Symptoms in Irritable Bowel Syndrome: A Randomized Controlled Trial [Internet]. 2011.
Ir a la fuente
Artículo científico
Yuan F et al. Efficacy of Bifidobacterium infantis 35624 in patients with irritable bowel syndrome: a meta-analysis [Internet]. 2017.
Ir a la fuente
Artículo científico
Alammar N et al. The impact of peppermint oil on the irritable bowel syndrome: a meta-analysis of the pooled clinical data [Internet]. 2019.
Ir a la fuente
Artículo científico
Perona M. ¿La fibra mejora o empeora el síndrome del intestino irritable? [Internet]. 2009.
Ir a la fuente
Artículo académico
Torresani M, Somoza M. Capítulo 7: Patologías intestinales. En: Lineamientos para el cuidado nutricional. Editorial Eudeba. 2009.
Ir a la fuente
Artículo nutricional
Longo E, Navarro E. La técnica dietoterápica en las enfermedades intestinales. En: Técnica dietoterápica. Editorial El Ateneo. 2004.
Ir a la fuente
Artículo científico
Figueroa C. Dieta baja en FODMAP en el síndrome de intestino irritable [Internet]. 2015.
Ir a la fuente
Artículo científico
Canavan C, West J, Card T. The epidemiology of irritable bowel syndrome [Internet]. 2014.
Ir a la fuente
Artículo científico
Ducrotté P, Sawant P, Jayanthi V. Clinical trial: Lactobacillus plantarum 299v (DSM 9843) improves symptoms of irritable bowel síndrome [Internet]. 2012.
Ir a la fuente
Artículo informativo
Zugasti A, Estremera F, Petrina E. Dieta pobre en FODMAPs (fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols) en el síndrome de intestino irritable: indicación y forma de elaboración [Internet]. 2016.
Ir a la fuente